Cómo actuar ante la tos infantil y causas

La tos, tanto en adultos como en niños, es un mecanismo de defensa del aparato respiratorio. Tiene como misión principal expulsar mocos, flemas y posibles cuerpos extraños situados desde la nariz hasta el bronquio más pequeño. De esta manera se consigue respirar mejor y dificultar la aparición de complicaciones como consecuencia de la retención de mocos y flemas, entre ellas las sobreinfecciones por bacterias.
Siempre hay que diferenciar entre tos aguda y tos crónica. Se llama tos aguda a aquella que no dura más de tres semanas.

¿Qué causa la tos?

La tos es un síntoma inespecífico, es decir, no se puede asociar una sola enfermedad a la tos. Las causas que la provocan pueden ser numerosas:
La mayoría de los procesos que conllevan tos aguda se deben a infecciones de la parte alta de la vía respiratoria (nariz, garganta, oídos y laringe) como son los catarros y resfriados.
También aparece tos cuando hay una infección de la vía respiratoria baja (pulmones) como neumonías, bronquitis, bronquiolitis o gripe.
La tos no se produce sólo por infecciones. Las alergias, en forma de rinitis o asma son causa frecuente de tos.
El atragantamiento con un cuerpo extraño (frutos secos, por ejemplo) provocará tos que en muchas ocasiones será capaz de eliminarlo.
Lesiones pulmonares crónicas, tumores o malformaciones vasculares también pueden ser causa de tos crónica.
El tratamiento de la tos infantil debe centrarse siempre en el tratamiento de su causa, no del síntoma.
La mayor parte de las toses agudas que se ven en pediatría se deben a catarros de vías altas. Al ser estas infecciones producidas por virus no hay tratamiento específico, los antibióticos están totalmente contraindicados y la prevención mediante vacunas anticatarrales es imposible debido a la gran variedad de virus que causan estas infecciones.
Cuando la tos infantil se debe a una infección bacteriana, por ejemplo neumonías, se administrará tratamiento antibiótico.
Si la tos fuera ocasionada por asma o por otra enfermedad alérgica habría que dar un tratamiento específico.
Si la tos es por atrapamiento de un cuerpo extraño en un bronquio es necesario realizar una broncoscopia para retirar el cuerpo extraño.

Recurrir a medicamentos

Siendo la tos un mecanismo de defensa del aparato respiratorio no parece razonable eliminarla. Quitar la tos en una infección respiratoria con mocos y flemas sería como tener la nariz llena de mocos y no sonarse.
En cualquier caso, nunca deberían usarse jarabes contra la tos por automedicación o por recomendaciones no médicas.
En muy pocos casos deberían utilizarse medicamentos contra la tos. Siempre debería ser su pediatra quien le pueda aconsejar algún antitusígeno en función de la causa de la tos, a la dosis indicada y siempre bajo control médico.
Los jarabes contra la tos no han demostrado ser eficaces y por el contrario pueden ser causa de problemas graves de salud como alteraciones del corazón, nerviosismo, alucinaciones o dificultad para respirar. Por estas razones son muchos los países que han prohibido la venta libre en farmacias de jarabes contra la tos en niños menores de seis años.
Además, en estudios comparativos, los medicamentos contra la tos han tenido la misma eficacia que la miel o el placebo, porque la mejoría de la tos es un hecho común en la mayoría de los procesos catarrales. No olvide que los medicamentos contra la tos, aunque puedan obtenerse libremente en farmacias, no carecen de riesgos ni son inofensivos.

 

Texto: Agencias
Fotos: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: