Amenazas de EU hacen inevitable una guerra: Norcorea

 

Los ejercicios militares conjuntos de los ejércitos de Estados Unidos y Corea del Sur y las amenazas de Washington de una guerra preventiva contra Pyongyang hacen que el estallido de un conflicto en la península coreana sea “un hecho establecido”, dijo un portavoz de la cancillería de Corea del Norte.

“La pregunta que queda por hacerse es: ¿Cuándo va a estallar la guerra?”, sostuvo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores norcoreano a última hora del miércoles en un comunicado dado a conocer por la agencia oficial de noticias KCNA.

“No queremos una guerra pero no vamos a escondernos, y si Estados Unidos comete un error en lo que respecta a nuestra paciencia y enciende el fusible de una guerra nuclear, nos aseguraremos de pague las consecuencias con nuestro arsenal nuclear”, agregó.

Washington desplegó ayer al menos un bombardero estratégico B-1B en el marco de las maniobras aéreas que realiza esta semana con Seúl en la península coreana y que suponen una nueva exhibición de fuerza ante el desafío armamentístico del régimen de Pyongyang.

El bombardero, de base aérea Andersen de la isla de Guam, realizó ejercicios de bombardeos simulados con cazas furtivos estadounidenses F-22 y F-35 y cazas F-15 surcoreanos como parte de las maniobras anuales “Vigilant ACE”, informó a EFE un portavoz de la Séptima Fuerza Aérea de EEUU.

Las maniobras se llevaron a cabo en el campo de Pilsung, en la provincia de Gangwon, a unos 155 kilómetros al sur de la frontera con Corea del Norte, según detalló más tarde un portavoz del Ministerio de Defensa surcoreano.

Aunque inicialmente se pensó en dos bombarderos (normalmente el Pentágono suele enviarlos por parejas a la península coreana), ninguna de las dos partes quiso confirmar el número de B-1B desplegados después de que imágenes del simulacro enviados a los medios mostraran solo un avión participando en los ejercicios.

Es cada vez más habitual que EEUU despliegue aviones B-1B para subrayar una posición de superioridad militar ante Corea del Norte.

La última vez que lo hizo fue el 3 de noviembre, cuando envió dos pocos días antes de la visita del presidente estadounidense, Donald Trump, a Corea del Sur en el marco de reciente su gira asiática.

Las continuas pruebas de armas de Corea del Norte, unidas al tono belicista usado por Donald Trump y a los despliegues militares cada vez más enérgicos de Washington en la península, han incrementado la tensión regional hasta niveles inéditos desde el final de la Guerra de Corea (1950-1953).

Texto: EFE

error: