Aumenta en un 51% mordeduras de serpientes

 

 

 

La Secretaría de Salud de la Federación (Ssa) informó que en Yucatán las mordeduras de serpiente incrementaron un 51.28 por ciento en comparación con el año pasado.

De acuerdo con el Boletín Epidemiológico Nacional, que tuvo corte el 25 de noviembre, en la Semana Epidemiológica No. 47 se registraron 59 casos de mordeduras de serpiente, 20 más que en 2017 en ese mismo período.

En lo que va del año, a nivel nacional se registraron 3 mil 294 casos de personas atacadas por serpientes. Es decir, hubo una reducción del 8.54 por ciento, equivalente a 320 casos.

El coordinador del Programa de Zoonosis de la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY), Daly Gabino Martínez Ortiz, informó que los accidentes ofídicos es un problema multifactorial, y principalmente se registra cuando hay temperaturas alta o bien, fuertes lluvias.

La sequía y las quemas provocan que diversas especies silvestres abandonen su hábitat y acudan a sitios más frescos, como son los humedales, cenotes, áreas agrícolas y domicilios, donde hay una mayor abundancia de agua y alimento.

Sobre todo, el crecimiento demográfico de Mérida provoca la invasión notable de los hábitats, y son numerosas especies de animales silvestres que “son atrapadas” dentro la mancha urbana, y muchos se adaptan rápidamente al medio.

Las serpientes no son la excepción, las cuales también salen de sus madrigueras cuando hay inundaciones, provocadas por las fuertes lluvias.

Explicó que los accidentes ofídicos son causados por tres tipos de serpientes de cascabel (Crotalus durissus, Crotalus atrox y Crotalus scutulatus), así como la cuatro narices o nauyaca (Bothrops asper), y la huolpoch (Agkistrodon).

Texto: Irbin Flores Palomino

Fotografía: Cortesía

error: