Barcelona se estrella contra una muralla

El equipo azulgrana divide puntos con el Getafe en su primera igualada en el Camp Nou del 2018. Este 0-0 le da vida al Atlético de Madrid de Simeone. Después de 22 partidos oficiales, la ofensiva de Valverde no logra anotar.

 

EL BARCELONA CEDIÓ su primer empate en el Camp Nou del año 2018 y le devolvió sabor a la Liga, después de la victoria del sábado del Atlético de Madrid en Málaga a la que respondió sin poder superar a un Getafe que se llevó un trabajado 0-0 del estadio azulgrana.

Yerry Mina se presentó con buena nota, una amonestación en la recta final, ya en tiempo añadido, pero con un resultado tan inesperado como decepcionante, después de un partido en el que el Barça se quedó sin marcar en el Camp Nou por primera vez esta temporada… Para devolver en cierta manera la emoción a una Liga en la que aventaja en siete puntos al Atlético.

Quiso pero no pudo el líder, demasiado calmado en su presentación, dando la sensación de tener tal seguridad en acabar ganando y obtuso a medida que fue avanzando la segunda mitad, con una preocupación evidente.

El equipo de Bordalás, que ya le puso muchos problemas al líder en el partido de la primera vuelta, remontado en la recta final con el que fue primer gol de Paulinho en azulgrana, planteó un choque muy físico en el centro del campo, bien ordenado atrás y sin rechazar salir a la contra cuando tuvo ocasión de hacerlo.

El Getafe salió rudo al Camp Nou. Fuerte y presionante, molestando lo máximo posible la salida de balón por parte del Barça para evitar que el líder le pusiera contra las cuerdas a las primeras de cambio. Y el partido, con la hinchada más pendiente de Yerry Mina que de otras cosa, fue consumiendo minutos en una primera mitad sin profundidad ni desborde, con el equipo madrileño disfrutando de más tranquilidad de la esperada y el líder sin dar muestras de tener controlada la situación. Por más que pareciera imposible de suponer.

Alcanzó el descanso con 0-0 poco después de que se anulase un gol a Luis Suárez por partir en fuera de juego al lanzamiento de falta de Messi y con el público ya algo nervioso con el arbitraje, condescendiente con la fortaleza a veces excesiva de un Getafe que había cumplido así la mitad de su objetivo.

Entró el choque en una segunda mitad mucho más activa del Barça. Y también más concentrada si cabe del Getafe. Adelantado la defensa provocó más de uno y de dos fueras de juego de la delantera local, con Messi ya convertido en el jefe de todas las operaciones e Iniesta entrando en acción por un Coutinho más desdibujado de lo deseable.

A la que pasaban los minutos se lanzaba más al asalto un líder que encontró en el debutante Yerry Mina a otra opción, rematador de cabeza con peligro en dos ocasiones pero sin la suerte necesaria. Pasaba el tiempo, aumentaban los nervios y no se descomponía un Getafe cada vez más convencido de la fortuna.

Lo intentó de todas las maneras el Barcelona… Pero no lo consiguió. Se quedó a cero por primera vez esta temporada en el Camp Nou y cedió un empate que dejó su ventaja liguera sobre el Atlético rebajada a siete puntos.

SIN PÓLVORA

El FC Barcelona, líder solvente y máximo goleador en un Liga que domina con puño de hierro, se quedó a cero por primera vez en el Camp Nou desde que el 19 de abril de 2017, en Champions, la Juventus arrancase el mismo resultado con que se marchó ayer el Getafe. Fue después de 22 partidos oficiales. 10 meses. Algo que ni se quería sospechar.

En la Liga, desde que el 19 de noviembre de 2016 igualase 0-0 el Málaga, el Barça siempre había marcado como local. Fueron 24 jornadas ligueras consecutivas marcando al menos un gol en el Camp Nou para mostrar un poderío que este domingo se evaporó de la forma más inesperada.

 

Texto y foto: Agencias

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *