Bebés en el oriente del estado nacen con leucemia

La asociación Hogar de Ángeles, que se dedica a brindar apoyo a infantes con ese padecimiento, puntualiza que la contaminación del agua puede ser un factor detonante de la problemática.

 

La asociación de ayuda a los niños con cáncer, Hogar de Ángeles, afirmó que en el oriente del estado existe un problema de salud pública, porque el mayor porcentaje de pequeños que atienden en el centro viene de esta zona de la entidad, y considera que las condiciones de contaminación del agua pueden provocar que los bebés estén naciendo con leucemia.

La presidenta de la asociación, María Cristina Rosado Garma, comentó que el 61% del total de los niños que atienden es por cáncer en la sangre, también llamado leucemia, y que un gran porcentaje de los que lo presentan son del oriente del estado.

–El cáncer más común en los niños es la leucemia, el cual es un padecimiento bastante prolongado que conlleva estar en tratamiento entre 3 a 5 años para que se pueda superar, pero en algunos casos no se logra aunque hacemos todo lo posible para que los pacientes sean tratados cada semana –explicó.

–Nos percatamos de que hemos estado recibiendo a muchos niños de Valladolid, Cancún, Tizimín y toda la zona oriente; pero además desafortunadamente hay bebés que ya nacen con cáncer y que por desgracia no se les puede proporcionar la quimioterapia, porque hablamos de recién nacidos o con uno, dos o tres meses –agregó.

Indicó que si bien no pueden confirmarlo porque no son especialistas, sí han recibido información de que esto puede deberse a la contaminación en el agua en el oriente del estado.

Cabe resaltar que según un estudio realizado por Greenpeace y por la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente reveló que el agua de Yucatán presenta concentraciones de aldrín, glifosato, clordano, endosulfán, endrín y otros 10 pesticidas, pero con altas probabilidades de estar contaminada en total por 74 diferentes tipos de compuestos químicos.

Según el estudio presentado en diciembre del 2016, los cuerpos de agua de la Península resultan particularmente vulnerables a la contaminación por las zonas de cultivo cercanos, a tal grado que del 70 al 75% de los casi 8 mil cenotes de Yucatán presentan bacterias provenientes del lavado de letrinas, actividades porcícolas o fosas sépticas.

Esto igual ha sido advertido por la activista y directora la asociación civil Voz y Valor Ambiental, Nayeli Hernández Crespo, quien afirmó que la contaminación que ha recibido el subsuelo yucateco en los últimos 50 años pone en peligro el manto freático, ya que cada vez hay que cavar más profundo para encontrar agua limpia.

Los altos índices de contaminación se debe a que el suelo de la Península es kárstico, y el riesgo por contaminación de sus aguas por cada uno de los 74 plaguicidas es muy alto; entonces, el uso indiscriminado de esas sustancias, aunado a la persistencia de la mayoría de los productos aplicados, pone en riesgo la salud de los organismos de vida silvestre y del ser humano que la utilizan.

El endrín cetona, un producto de degradación del endrín, se encontró en los cenotes Yax-Há y Chen-Ha en Yucatán, así como en la Cueva de las Serpientes en Quintana Roo en concentraciones mayores que el lineamiento para protección de la vida acuática en agua dulce.

Por último, el glifosato es el plaguicida que más se utiliza en el mundo y que, además, ha sido catalogado como posible carcinógeno por la Organización Mundial de la Salud.

Texto: Roberto Ojeda
Fotos: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: