Con doblete, Mateus Uribe lleva al América a la cima de la tabla

Luego de ser uno de los jugadores más criticados por su bajo rendimiento en América el torneo pasado, Cecilio Domínguez retribuyó la confianza de Miguel Herrera con su primer gol del Clausura 2018. Si bien la noche parecía ser para el paraguayo, Mateus Uribe se robó los reflectores con un doblete que le otorgó una victoria de 4-1 a las Águilas sobre el Morelia.

Con una alineación sorpresiva, Miguel Herrera recibió a Monarcas en el Azteca. La adaptación y los goles de Jérémy Ménez le dieron la titularidad con el fin de reforzar el ataque junto a Henry Martín. Mateus y Cecilio los acompañaron, todos juntos dieron muestra de la contundencia y el buen entendimiento.

Domínguez parece sacudirse la “malaria” del torneo pasado y respondió a la confianza del “Piojo” con un gol que significó el 1-0 al minuto 5. El paraguayo atento a la jugada de Ménez, la buena química de ambos resultó en un centro a los linderos del área en donde “Ceci” recibió, recortó y definió para festejar un nuevo gol seis meses después.

Un servicio de manos fue lo necesario para que la Monarquía alcance el marcador al 19’ con un remate de Ángel Sepúlveda, al pase servido por Carlos Guzmán.

Si bien Ménez y Domínguez eran los que comandaban el ataque, Uribe supo encontrar la debilidad a la zaga purépecha al llevar el esférico a la media luna desde la banda derecha y definir con la izquierda, acción imposible para Sosa, quien vio el 2-1 en contra con 23 minutos en el reloj.

Eso no sería todo, pues para garantizar la tercera victoria consecutiva en casa Jérémy encabezó una jugada con apoyo de Henry, quien dejó el esférico para que Uribe aproveche y firme su doblete, que se tradujo en el 3-1 e irse a los vestidores.

Henry, el goleador de los azulcremas, no tuvo la intensión de irse sin festejar una anotación propia y retó a Sosa con un disparo al 58’, acción controlada y fácil para el portero de Morelia.

El cansancio del refuerzo francés fue percibido por Herrera, quien decidió otorgarle descanso y al 67’ le dio, por fin, la oportunidad a Darwin Quintero. Los aplausos fueron inmediatamente cambiados por fuertes abucheos en cuanto el colombiano pisó el terreno de juego.

Roberto Hernández intentó conseguir la igualdad con la entrada Ray Sandoval, la tarea del peruano era una sola: el gol para acortar las distancias y emprender la hazaña del empate, sin embargo, no resultó.

Sin renunciar al ataque, Miguel lanzó dos cambios al 74’; Andrés Ibargüen y el ovacionado, Oribe Peralta, los dos entraron en lugar de Joe Corona y Henry Martín, respectivamente.

Y los movimientos resultaron: el “Hermoso” finiquitó el enfrentamiento al 78’ con un cabezazo frente al arco moreliano gracias al servicio de Ibargüen. El último suspiro de los purépechas fue con Sandoval, el peruano que llegó al área de Agustín Marchesín, pero disparó por encima del arco.

 

Texto y foto: Agencias

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *