Conoce las claves para proteger tus dientes

Si cada vez que ingieres bebidas frías o calientes o cuando comes algo dulce, sientes una punzada breve pero aguda, entonces padeces sensibilidad dental. También conocida como hipersensibilidad dentinaria o dental, se trata de un problema bastante común, de hecho, el 33 por ciento de la población lo sufre. Pero su solución es sencilla y está a tu alcance si le dedicas la atención que merece.
La hipersensibilidad es, por lo general, temporal y se reduce rápidamente. En aquellas ocasiones en que es muy severa y persistente se requerirá un tratamiento odontológico especializado. Ten en cuenta que este problema dental tiene una incidencia aún mayor entre las personas de entre 20 y 40 años y tiende a afectar más a las mujeres que a los hombres.
En primer lugar, y para entender por qué se produce la sensibilidad dental, hay que conocer la morfología de nuestros dientes. Cada pieza dental está compuesta por tres partes básicas. En la zona más profunda encontramos el nervio. Sobre él, protegiéndolo como si de un caparazón se tratase, se encuentra la dentina. Ésta, a su vez, está recubierta por el esmalte. Puesto que el esmalte no posee terminaciones nerviosas, la sensibilidad dental se producirá cuando la dentina quede expuesta.

TRATAMIENTO

Estudios médicos recientes aseguran que el 75 por ciento de las personas que padecen hipersensibilidad no utilizan un dentífrico específico para ello. Sin embargo, un gel apropiado puede aliviar de manera instantánea y duradera la sensibilidad.
los dientes sensibles pueden ser indicio de otros problemas dentales que necesitan de la intervención de un dentista como, por ejemplo, la caries. Por ello, siempre recomendamos la visita a un especialista que diagnostique la causa de dicha sensibilidad y que dé al paciente el tratamiento adecuado.
Muchos de los agentes sellantes que se emplean para solucionar el problema de la sensibilidad dental se encuentran en enjuagues, geles o dentífricos que pueden ser aplicados por el propio paciente sin necesidad de recurrir a un especialista. Sin embargo, otros productos y tratamientos más efectivos para solucionar la hipersensibilidad sólo pueden ser aplicados por un profesional.
Existen casos especiales en los que la caries o el cepillado incorrecto provocan tal erosión y desgaste del cuello del diente que es necesario llevar a cabo un empaste que produzca el sellado permanente de la pieza. Esto evitará la hipersensibilidad y, además, mejorará la estética de la sonrisa del paciente pues el diente recuperará su forma y aspecto originales.
Si ninguna de estas técnicas funciona de manera satisfactoria, el odontólogo realizará una endodoncia, es decir, desensibilizar el diente de una forma permanente mediante la eliminación del nervio. En cualquier caso, lo recomendable es realizar una visita al odontólogo cada seis meses o un año para que él compruebe la evolución de la zona tratada. Y al contrario de lo que muchas personas puedan pensar, el coste económico de un tratamiento para aliviar la sensibilidad dental en un centro odontológico es mínimo para el paciente.
Entre las recomendaciones para evitar la hipersensibilidad dental se encuentra la realización de un cepillado de dientes correcto. Para ello es importante seguir las recomendaciones de tu odontólogo. Lo principal es no realizar nunca movimientos horizontales, hay que cepillar de manera circular y usando un cepillo de cerdas que preferiblemente no sean duras y que esté en buenas condiciones, es decir, que sea renovado cada tres meses aproximadamente.
Puesto que una dieta rica en alimentos de elevada acidez es, en parte, causante de la hipersensibilidad, llevar a cabo una alimentación sana y equilibrada en la que no se abuse de, por ejemplo, tomates frescos, cítricos y bebidas carbonatadas ayudará a reducir y mejorar el malestar provocado por la sensibilidad dental.

 

AGENCIAS

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: