Hipocondría digital, trastorno que incita a los diagnósticos por por internet

Seguramente te ha pasado: amaneciste con un dolor -inexplicable- en el hombro y notas que tu aspecto es un poco más pálido de lo normal. Con el afán de conseguir información inmediata (o de ahorrarte un par de pesos), decides evitar la visita al médico y es por eso que buscas en Internet enfermedades relacionadas con tus síntomas. Tras una búsqueda “exhaustiva” (que seguramente realizaste en Yahoo Answers), te percatas que -¡felicidades!- tienes cáncer de páncreas.
La hipocondría es un trastorno psiquiátrico que se caracteriza por la excesiva preocupación generada por la creencia de padecer alguna enfermedad grave; esto aunado a la enorme cantidad de información en la red y la mala interpretación de los síntomas generan la llamada Hipocondría Digital.
Expertos señalan que este trastorno lleva a las personas abuscar tratamientos y/o remedios para poder generar un diagnóstico propio y automedicarse; prácticas que ponen en riesgo la salud del individuo y afectan su vida cotidiana.
La integrante del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz (INPRF) , Cristina Lóyzaga, explicó a medios nacionales que los pacientes tienen acceso a información sobre los padecimientos, pero no tienen elementos teóricos ni un juicio clínico para generar un diagnóstico correcto.
Finalmente señaló que es necesaria ayuda psiquiátrica de un profesional para tratar este padecimiento. Asimismo especialistas en la materia aseguran que el factor económico también afecta e influye en la ocurrencia de estas prácticas, pues es mas cómodo y económico consultar en Internet que gastar tiempo y dinero en una cita médica.
Datos recopilados por el Instituto Mexicano del Seguro Social, señalan que 3.5 millones de mexicanos padecen este trastorno, el cual representa el 2.8% de la población de acuerdo a las últimas proyecciones de la ONU.
No resulta extraño toparse con gente capaz de pensar que tiene la enfermedad de Parkinson por el simple hecho de haber derramado el agua de un vaso que sostiene en tres ocasiones. Y todo se lo debemos a Internet… Y es que no hay que olvidar que la web ofrece gran cantidad de información que en muchas ocasiones es errónea. Si a esta ecuación le agregamos situaciones de incertidumbre, el miedo colectivo y la sensación de sentirnos identificados con descripciones ambiguas, las posibilidades de entrar en pánico son evidentes.

 

Texto y foto: Agencias

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: