La reforma fiscal de Estados Unidos presionará a México

 

La aprobación de los cambios fiscales en Estados Unidos incrementaron la presión para que México realice más reformas a su sistema tributario y baje la tasa de interés, aseguró el economista principal de integración y comercio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Paolo Giordano.

Por su parte, el presidente de la firma consultora Iqom y quien negoció el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) de 1994, Herminio Blanco, dijo que indudablemente el próximo gobierno de México deberá pensar en una reforma tributaria ante los cambios realizados en EU.

Durante la presentación del estudio Oportunidades de diversificación comercial de México, Giordano y Blanco coincidieron en que habrá que analizar cuáles serán los verdaderos cambios que se implementarán en la economía estadounidenses y conocer las fechas de implementación de los mismos.

Esta situación se debe a que las modificaciones que se aprobaron la semana pasada , tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado de Estados Unidos, deberán unificarse en un solo documento.

Es decir, aún falta por saber cómo quedará la reforma en la que se contempla una reducción del Impuesto Sobre la Renta para las empresas, de 35% a 20%, y en donde se eliminaron algunas excepciones.

Además de que habría impuestos para las compañías que no repatrien capitales y la deducibilidad de las inversiones en un plazo de cinco años, principalmente.

De acuerdo con Giordano, “si fuera el caso que la tasa efectivamente pagada en Estados Unidos bajara sustancialmente, México estará en una situación de presión de llevar a la baja su tasa”, porque los incentivos estarán destinados a que regresen inversiones a EU, opinó.

Explicó que habrá un impacto en las inversiones estadounidenses que se reciben en México y en Latinoamérica, pero el impacto que se tendrá por los cambios al sistema fiscal del país del norte se verá hasta dentro de dos o tres años.

“Sí saldrán inversiones pero hay que ver los detalles de la reforma, pero en términos conceptuales sí (se espera una reducción de la inversión)”, expuso Giordano.

“Los incentivos que se darán en EU tienen el objetivo de llevar inversiones a territorio estadounidense y la decisión de los hombres de negocios de realizar un proyecto en un país o en otro va en función de la carga tributaria, así que la reducción de impuestos que pueda darse en la economía más grande del mundo sí presionará a México.

“Puede haber empresas que reestructuren sus operaciones, salida de inversiones, pero hasta el momento no se conoce a detalle la reforma”, insistió.

Por su parte, Blanco expuso que aún falta saber cómo quedó la reforma, porque si bien se dijo que la tasa disminuiría de 35% a 20%, en realidad se eliminaron excepciones y eso significa que no en todos los casos se pagaba 35%.

De cualquier forma, los cambios hechos en Estados Unidos llevarán a revisar la situación en México y “es sin lugar a dudas algo que el próximo gobierno tiene que ver”.

Hasta octubre de este año, la recaudación por el sistema de renta sumó casi 1.3 billones de pesos, 4.6% más que en el mismo periodo del año pasado.

Texto y foto: Agencias

error: