Nuestro anhelo de justicia sigue vivo: Homero Novelo

 

VALLADOLID.– Durante el homenaje del 16 aniversario luctuoso del diputado Pánfilo Novelo Martín, organizado por Marena López García, diputada por el distrito XI, en el busto que se encuentra frente a la unidad deportiva San Juan, su hijo Homero Novelo Burgos, manifestó que “hoy a 16 años de la artera muerte de mi padre Pánfilo, de mi hermano Miguel Ángel y de mi amigo Pedro Yam Pech. Les recuerdo que tenemos la fe muy grande, la confianza muy fuerte y nuestro anhelo de justicia vivo”.
En el lugar estaban presentes autoridades municipales, directores de universidades, líderes, políticos, funcionarios, familiares y amigos. Un grupo de estudiantes del colegio Siglo XXI encabezó los honores a la bandera, posteriormente presentaron a los invitados.
La primera oradora, Didia Marisol Mendoza Arzápalo, secretaria de la Comuna y representante de la alcaldesa Alpha Tavera Escalante, dijo que el diputado fue un hombre de pensamiento libre, amigo de los mayas impulsor de la educación, que dejo antes de partir una profunda huella en las comunidades rurales.
“El profesor fue un hombre valioso, es ejemplo de orgullo de quienes tuvimos la oportunidad de conocerlo. Hablar de Pánfilo es hablar de la gran capacidad de trabajo, de gestión y dedicación, es también hablar del hombre que trabajó que escribió. Él no murió porque su legado está vivo en la mente de las personas, y sus acciones han sido un ejemplo para todos nosotros, gracias por invitarnos”, dijo.
Posteriormente Homero Novelo Burgos tomó la palabra y destacó el legado de su padre.
“Recordando a tres grandes hombres, un padre que me preparó para afrontar la vida, un hermano que gracias a sus alegrías e ilusiones nos motivó a salir adelante, un gran amigo del cual aprendí que la amistad es sinónimo de lealtad. Mi padre es mi más grande ejemplo, tuve la fortuna de crecer bajo sus enseñanzas por 19 años, los suficientes para admirar a un hombre cabal, culto, consejero y amigo, un hombre que se distinguió por poder hablar desde la palestra más humilde hasta la más distinguida cátedra de un pódium nacional o internacional, Yucatán y su natal Valladolid lo recordarán como un hombre que dedicó su vida para promover la cultura maya y a generar mejores oportunidades de vida para sus comunidades indígenas”, dijo Novelo Burgos.
“En la actualidad las nuevas generaciones aquí presentes, tendrán la dicha y la fortuna de conocer el legado de un distinguido vallisoletano, de un gran yucateco, pero sobre todo de un excelente maestro. Su gran amor por la política y el amor a sus raíces, lo condujo al servicio público, tarea que realizó con gran compromiso, dedicación y honestidad, grandes proyectos sociales, innumerables propuestas para atender a los jóvenes y a las comunidades rurales y su gran anhelo por un Valladolid próspero donde todos tuvieran las oportunidades necesarias para salir adelante, son la herencia y la encomienda más grande que mi padre me ha heredado, hoy me despido saludando, a mi familia a mi esposa a mis hijos a mi tía, agradeciéndoles su presencia. Y les recuerdo que tenemos la fe muy grande, la confianza muy fuerte y nuestro anhelo de justicia vivo”, concluyó.

Texto y fotos: Edmundo Hernández

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *