Presidente hondureño acepta revisión electoral

 

EL PRESIDENTE DE HONDURAS, Juan Orlando Hernández, afirmó ayer estar dispuesto a que se lleve a cabo una revisión total del proceso electoral.

“Estamos abiertos a que se coteje, que se revise, una, dos, tres, las (veces) que sea, no tenemos ningún problema”, señaló el gobernante, conforme a la agencia France Press, desde la sede del Partido Nacional.

Se refirió así a la crisis política que vive el país más de una semana después de la celebración de las elecciones, en las que fue reelegido Hernández, según el Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Conforme al recuento oficial del TSE, el mandatario ganó los comicios con un 42.98 por ciento de los votos frente al 41.39 de Salvador Nasralla, candidato de la Alianza de Oposición contra la Dictadura que ha denunciado fraude en los comicios.

La Misión de Observación electoral de la OEA determinó en su informe preliminar que el estrecho margen de los resultados, así como las irregularidades, errores y problemas sistémicos que rodearon la elección, no permiten a la Misión tener certeza sobre los resultados.

El organismo electoral hondureño, siguiendo la ley del país, todavía no ha declarado al nuevo presidente porque aún queda el proceso de impugnaciones.

En ese tema, Nasralla pidió la revisión de la totalidad de los votos o que se celebre una segunda vuelta con el mandatario del país, una figura que no está contemplada en la Constitución.

El árbitro electoral extendió por dos días, hasta el viernes, el plazo de impugnaciones, acatando una recomendación de la misión de observadores de la OEA.

El TSE ha dicho que no puede proclamar un ganador hasta que se resuelvan dichas impugnaciones; la fecha tope para declarar un triunfador es el 26 de diciembre.

Por otra parte, unos 2 mil agentes de la Policía retomaron hoy sus labores tras un acuerdo con la Secretaría de Seguridad, aunque mantuvieron su posición de no reprimir al pueblo.

El presidente Hernández, luego del acuerdo, ofreció una conferencia de prensa en compañía del ministro de Seguridad, Julián Pacheco y el director general de la Policía Nacional, Félix Villanueva.

“Se ha resuelto una situación interna que se presentó a nivel de la escala básica de la Policía Nacional, particularmente en algunas unidades, lo que permitió que como gobierno nos enteráramos en su totalidad ciertas deficiencias y problemas que han sufrido nuestros policías por mucho tiempo”, expresó.

Los agentes emitieron más temprano un comunicado en el que aseguraban que no saldrían a las calles “para reprimir al pueblo”, en referencia a las protestas que denuncian fraude en las elecciones presidenciales.

Texto y foto: Agencias

error: