Segunda Plana

ENSAYEMOS UN breve balance del carnaval en Mérida y Progreso, que rivalizan cada vez más para atraer a los habitantes del estado y aprovechar su capacidad de diversión y de consumo. La fiesta meridana no será nunca más lo que era cuando se realizaba en el emblemático y espacioso Paseo de Montejo, con todas las ventajas y desventajas conocidas; la vista aérea de una calle ancha repleta de gente desde el Remate hasta el Monumento a la Patria ha pasado a ser un recuerdo. Y en cuanto al festejo que se realiza desde hace cuatro años en esa comisaría del sur del municipio, parece muy difícil que siga creciendo en asistencia, por una serie de razones, entre ellas su lejanía. Hay un contraste entre Mérida y Progreso: mientras que la capital cuenta con un espacio para el carnaval que ha recibido importantes inversiones, en Progreso lo que hace falta es invertir para, entre otras cosas, aumentar el número de carros alegóricos, ahora escaso. Xmatkuil tiene instalaciones de servicio suficientes, mientras que en Progreso hacen falta baños y otras cosas, aunque tiene el atractivo del mar y la arena. Habrá que ver cómo evoluciona la fiesta de Momo en los próximos años.

DOS POSITIVAS noticias incluidas en esta edición son dignas de ponderarse. Una es la que afirma, con base en cifras del IMSS, que Yucatán rompió el récord de creación de empleos formales en los meses de enero, pues esta vez la cifra correspondiente es de 1,438, un 8.5% más que los 1,325 registrados en similar período de 2017. En este rubro lo que falta, ya se ha dicho varias veces, es aumentar el monto de los salarios, de tal manera que permitan una mejor vida a las familias yucatecas. La otra nota positiva es la que informa que un grupo de empresas locales se sumó a la estrategia de seguridad denominada Escudo Yucatán. Las empresas aportarán no sólo apoyo moral, sino también sus propias cámaras de videovigilancia, que se unirán a la red del Escudo; y también su personal, el cual se capacitará para atender emergencias. Escudo Yucatán será sin duda el sello que dejará la actual administración en los esquemas que han hecho que Yucatán sea ejemplo de seguridad en un país atribulado por la violencia.

 

Por Gínder Peraza

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: