A una semana de Delta

Municipios de todo el estado siguen resintiendo los efectos del huracán, ya que sus calles y carreteras permanecen inundadas o continúan sin energía eléctrica.

A una semana del paso del huracán “Delta” por la Península de Yucatán, varios municipios del estado todavía padecen los estragos ocasionados por el fenómeno hidrometeorológico, que en su travesía dejó daños en cultivos, viviendas, calles y carreteras inundadas y poblaciones, colonias y fraccionamientos sin electricidad.

Tetiz, entre lodo pestilente

Los habitantes del municipio de Tetiz sufren aún las consecuencias de tanta agua que cayó, y algunos de ellos en estos momentos prácticamente se encuentran viviendo en medio de un lodazal pestilente formado de aguas negras que, afirmaron, provienen de las granjas de cerdos que se ubican a menos de un kilómetro del lugar.

El líquido estancado ha quedado podrido y seco formando lodazales de color verde que, además de impidir el acceso a las viviendas, se han convertido en focos de infección para los vecinos y en especial para los numerosos niños que habitan en la zona.

Los vecinos comentan que para que esta situación haya llegado a tal extremo en mucho ha contribuido la cercanía de granjas porcícolas, cuyos lodos fueron dispersados por las inundaciones hacia las calles de esta comunidad ubicada al poniente del estado.

“En esta calle hay dos pozos de desagüe que rebosaron y en vez de que el agua se vaya para abajo, subió”, relató uno de los afectados, cuyo terreno quedó lleno de agua que ya quedó de color amarillo, mientras que en su vivienda, prácticamente se dañaron sus muebles, por lo que fue necesario sacarlo todo.

Son sin duda momentos muy desagradables los que viven los vecinos de estas calles aledañas a la principal de la población, que es la 20, donde todavía en las paredes se observa la marca que dejó el agua estancada a una altura de unos cuarenta centímetros o más, mientras que los patios están cubiertos de líquido o, en su caso, de lodo seco formado con aguas negras que llegaron a través de los pozos de desagüe que rebosaron.

Durante la visita del equipo de Peninsular Punto Mediofue posible observar los trabajos de bombeo del agua estancada que a través de pipas que realiza el ayuntamiento que preside Catalino Poot Tinal, mientras que brigadas de salud recorrían las calles para fumigar y abatizar los espacios encharcados.

El pasado miércoles, en medio de las lluvias un autobús de transporte de personal que hacía su recorrido en la zona y al llegar a las afueras de la población, cayó en un enorme bache cubierto por el agua. Un compresor de aire que usa aceite se rompió y dejó caer su contenido, unos seis u ocho litros a un costado de la carretera.

Ante los señalamientos de un medio digital de la zona de que el personal de la empresa transportista tiró una gran cantidad de aceite de manera premeditada ocasionando un daño ambiental, los propietarios del vehículo acudieron para explicar a detalle lo ocurrido.

Recalcaron que en el incidente fue mínima la cantidad de aceite que se derramó y que como empresa socialmente responsable está atenta a las investigaciones que haga la autoridad ambiental para el deslinde de responsabilidades.

“Como gente originaria de Tetiz, yo soy el que menos quiere causarle problemas a mi pueblo, fue un accidente ocasionado por la inundación y los baches”, dijo Andrés Poot Alonzo, quien acompañado de su padre Don Lorenzo Poot Poot y el director jurídico de la empresa inclusive mostraron la pieza que se le rompió a la unidad y que ocasionó el derrame de su contenido de aceite.

“No fueron grandes cantidades de aceite como se mencionó, venimos a dar la cara por lo ocurrido, a explicar lo que en verdad ocurrió y a decirle a la gente que estamos para cualquier aclaración en el caso de que se presente algún reclamo”, subrayó.

Graves afectaciones en Uayma 

“El paso de la tormenta tropical “Gamma” y el huracán “Delta” ocasionó la pérdida total de la cosecha de los campesinos de Uayma, además de que se tuvieron afectaciones del 100% en las viviendas y en los servicios públicos”, informó su alcaldesa Yamili Cupul Vázquez. 

La primera edil comentó que trabajan en coordinación con las autoridades estatales para atender las necesidades de quienes más lo requieren y reestablecer los servicios básicos en esa población de 5 mil habitantes.

“Nos ha llovido sobre mojado, primero la pandemia por COVID-19, luego Cristóbal y ahora Gamma y Delta, sin embargo, estamos trabajando a marchas forzadas para reconectar la energía eléctrica y el agua potable, además de que se están realizando labores de desagüe y limpieza de pozos en algunas zonas que permanecen inundadas”, subrayó. 

Indicó que junto con el gobernador Mauricio Vila Dosal recorrió la cabecera y sus comisarías para constatar el impacto que dejaron estos fenómenos naturales, y poder realizar las gestiones correspondientes para que el municipio pueda estar al 100% en los próximos días. 

“Estos fenómenos dejaron a su paso inundaciones, daños en carreteras, edificios, casas, y en los postes de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que se cayeron a causa de los fuertes vientos, dejando a toda la población sin luz”, expresó. 

Asimismo, mencionó que se llevan a cabo labores de limpieza en el municipio, ya que las ráfagas de viento ocasionaron que cayeran varias ramas y árboles de gran tamaño, que dañaron algunos techos de cartón y concreto de predios particulares. 

La alcaldesa de ese municipio, ubicado al oriente del estado, pidió a la población mantener la calma, pues hacen lo que se puede, sin embargo, las afectaciones son muchas, por lo que llevará tiempo regresar a la normalidad. 

En otro tema, dio a conocer que ha solicitado recursos al Gobierno Federal para llevar a cabo la restauración de la iglesia, que desde hace 14 años no recibe mantenimiento, y que es emblemática para los visitantes locales y nacionales, ya que incluso tiene una réplica en el Museo del Mundo Maya. 

“Le solicite al presidente Andrés Manuel López Obrador que nos apoye para poder restaurar este templo, que luce un grave deterioro, ya que presenta grietas y humedades, además de que también queremos mejorar la imagen del cenote que se tiene en este municipio que es un gran atractivo turístico, obras que no podemos ejecutar con recursos municipales”, manifestó.

En cuanto a la obra del Tren Maya que pasará por esa población, se pronunció a favor de este proyecto, pues destacó que dejará un gran impacto en el sector turístico y, por consiguiente, en la generación de empleos que beneficiarán a los habitantes de Uayma. 

Sin luz desde hace 8 días en Ciudad Caucel

Unos 50 vecinos de La Herradura II de Ciudad Caucel cerraron ayer martes las oficinas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en ese fraccionamiento porque no tienen energía desde hace ocho días, por las afectaciones del huracán “Delta”.

Los inconformes no dejaron que la gente que llegaba a pagar su recibo de luz hicieran uso del cajero de la CFE y amenazaron con quedarse en el lugar hasta que el fluido eléctrico sea restablecido.

El gerente de la CFE del lugar habló con ellos para decirles que ya se estaba atendiendo el problema “por una cuadrilla”, pero los afectados no se retiraron.

“Ya conseguimos el transformador y ya se está instalando”, les dijo, pero mantuvieron la protesta.

Se trata de unas 60 casas que quedaron sin electricidad desde el paso del huracán “Delta” el miércoles de la semana pasada.

Agua estancada en Komchén

A una semana del paso del huracán “Delta”, los vecinos de Komchén, comisaría de Mérida, aún tienen que atravesar por el agua estancada para poder llegar a sus viviendas.

Son varias las calles de esta localidad que lucen encharcadas, mientras que otras tantas viviendas están entre agua.

Los vecinos señalan que, a casi una semana del paso del meteoro, la situación va mejorando, aunque reconocieron que sí hubo temor cuando el agua empezó a acumularse e incrementar de nivel.

“Me dio un poco de temor de que subiera más y afectara a más personas. Nos afecta el mal olor y la presencia de mosquitos”, dijo Magaly Bote, vecina de la calle 30 de esta comunidad.

Komchén es una de las 8 comisarías de Mérida que tuvieron calles y casas inundadas, tras el paso de “Delta”, aunque según las autoridades municipales existen otras que tienen daños aún más drásticos.

La comisaria municipal, Antonia Euán González, precisó que actualmente hay inundaciones en por lo menos 5 calles, destacando la 28, 30 y 34, esta última, sin energía eléctrica.

“Se está trabajando con pipas y la perforadora que mandó el gobierno para sacar el agua que está estancada en el centro, luego vamos a la entrada principal, que está inundada, y también se hará el retiro de agua en los sitios más afectados”, explicó.

Texto y fotos: Georgina Bacelis, Esteban Cruz, Manuel Pool

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *