Activistas presionan para paridad de género en cargos

La investigadora Gina Villagómez explica que vigilarán que cumplan con la regla, ya que sólo 8% de la población es gobernada por mujeres

A pesar de que el 80% de las síndicos municipales sufren violencia política por parte de los alcaldes de sus municipios, son muy pocas las funcionarias que se han atrevido a denunciar”, reconoció la doctora Gina Villagómez Valdés, integrante del Frente para la Defensa de la Paridad Sustantiva.

Durante rueda de prensa, la investigadora comentó que la gran mayoría de las funcionarias municipales no está desarrollando su trabajo a plenitud, debido a que los ediles no les brindan las herramientas para poder realizar su trabajo, pues se les han quitado prestaciones, no se no les entregan las actas de cabildo a tiempo, e incluso son víctimas de hostigamiento y agresiones verbales.

Dio a conocer que el Tribunal Electoral del Estado (TEE) ha emitido sentencia a favor de la síndico de Maní, quien presentó una denuncia ante esta instancia por violencia política en contra del presidente municipal.

Asimismo, resaltó que de acuerdo a la iniciativa 3 de 3, los funcionarios que tengan antecedentes de violencia contra las mujeres y sean deudores de pensión alimenticia, no podrán aspirar a la candidatura de un cargo de elección popular.

—Durante este proceso electoral estaremos vigilando que todos los partidos políticos cumplan con este principio, y se garantice la paridad de género, y la asignación de candidaturas a mujeres en municipios donde tengan mayores posibilidades de ganar —manifestó.

Recordó que, en el proceso electoral del 2018, los institutos políticos designaron a candidatos varones en el 80% de los municipios más grandes, y aunque en ese mismo año participaron más de 50 candidatas, solo 29 resultaron electas, por lo que solo el 8 por ciento de la población está gobernada por ese sector.

—A estas mujeres no solo las han traicionado sus partidos al colocarlas en municipios perdedores, sino también la militancia —aseveró la investigadora.

De igual forma resaltó que esta violencia se vive en tres etapas: la primera, que es cuando se les postula en municipios pequeños y donde no tienen posibilidades de ganar; la segunda, cuando las abandonan en campaña, siendo víctimas de sus contrincantes, que incluso las amedrentan con grupos de choque, y la tercera es cuando por fin logran llegar al cargo, pero son bloqueadas y obstaculizan sus labores.

Finalmente confió en que en las próximas elecciones, las condiciones sean iguales para hombres y mujeres.

Texto y foto: Georgina Bacelis

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *