Alertan sobre un nuevo brote mundial de COVID-19 en otoño

El jefe del comité de expertos de COVID-19 en Shanghái, el doctor Zhang Wenhong, advirtió de la “alta probabilidad” de que se produzca una segunda oleada de contagios a nivel internacional durante el próximo otoño.

En una entrevista publicada ayer por el diario digital privado Caixin, Zhang muestra su convencimiento de que es “poco probable” que la pandemia del coronavirus termine este verano, y pronosticó que durará “hasta el año que viene”.

“(Los brotes en) Europa y Estados Unidos no se han contenido de manera efectiva por ahora. Sin embargo, en África, Sudamérica y la India, donde la economía está menos desarrollada y los recursos médicos son insuficientes, los nuevos casos han aumentado de forma exponencial, lo que añade una gran incertidumbre a la lucha global contra la epidemia”, dijo.

El también director del departamento de enfermedades infecciosas del hospital universitario shanghainés de Huashan agregó: “Suponiendo que se pudiera contener (el brote actual) en tres o cuatro meses, sería a finales de verano”.

Preguntado por las defensas de China ante ese posible segundo rebrote en el extranjero, Zhang reclamó que, aunque “ahora no haya más casos de contagio local, no nos podemos relajar”. “En cuanto el sistema se descuide podría haber casos no detectados”, añadió.

A este respecto, el médico no solo pidió a las autoridades fronterizas y sanitarias y a las comunidades que se mantengan alerta sino también a la comunidad empresarial: “Los negocios que vuelvan a funcionar deben cerciorarse de que sus trabajadores guardan distancia social”.

“China está ahora bajo control y tenemos confianza. Sin embargo, el surgimiento de una segunda oleada de contagios en otros países significará que nos veremos sometidos a una gran presión para prevenir y controlar los casos importados. China tiene que prepararse para un segundo pico de contagios importados con el objetivo de prevenir una segunda oleada (a nivel local)”, añadió.

La dificultad a corto plazo para China, indicó el experto, es reanudar la actividad económica mientras se trata de evitar un rebrote. Zhang citó el ejemplo de las restricciones a las conexiones aéreas con el extranjero: “No pueden durar para siempre. Cuando los brotes en Europa y EU estén a priori bajo control, la aviación global volverá a activarse poco a poco”.

El líder del comité shanghainés cree, no obstante, que las restricciones chinas no pueden acabar totalmente con el riesgo de importación de contagiados debido a la existencia de casos asintomáticos o de pruebas que den falsos negativos.

“El sistema de control de enfermedades tiene que hacer un seguimiento de todas las personas que hayan tenido contacto con pacientes de COVID-19, sin que haya ningún punto ciego”, exigió.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *