Alfonso Cuarón: Una vida de película

Alfonso Cuarón ha logrado que “Roma” sea el primer filme en español que ha obtenido una candidatura a la mejor película de los premios Óscar que otorga la Academia de Cine de Hollywood, además de un total de diez nominaciones que consagra de por vida al director mexicano.

El cine Gloria, en la capital, ofrecía a un jovencísimo Cuarón ver por tres pesos tres películas de la cartelera que, según afirmó el director y guionista, “era mucho más plural que ahora”.

Aunque nació en 1961 en la alcaldía de Coyoacán, en el sur de la Ciudad de México, un año después su familia se mudó al sur de la Colonia Roma que, aunque estaba más cerca del centro de la capital, era entonces un barrio deprimido.

JONÁS, SU PRIMER HIJO Y LA “NANA” “LIBO”

Después de que, en las décadas de 1930 y 1940 viviesen allí familias adineradas, tras una generación, la zona ya no era lo que fue, pero aún así los niños podían jugar en la calle sin ningún peligro y Cuarón y sus dos hermanos no fueron menos.

Junto a sus hermanos (Alfredo y Carlos), su padre, que trabajaba como médico, y su madre, que era farmacobióloga, convivía Liboria Rodríguez “Libo”, una empleada del hogar originaria de Tepelmeme Villa de Morelos, en el estado sureño de Oaxaca.

Y “Libo” fue la inspiración de Cuarón para su enorme éxito, la cinta “Roma”, que protagoniza “Cleo” (papel interpretado por Yalitza Aparicio), quien le da vida a la “nana” que acompañó al cineasta en los momentos más importantes de su infancia y adolescencia.

En la Roma fue donde el mexicano empezó, desde que tuvo conciencia, a interesarse por todo lo que tuviese que ver con el cine mientras crecía con comodidades a su alrededor en un ambiente en el que apenas existían los problemas.

Con 20 años, mientras estudiaba cine en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la Ciudad de México, tuvo a su primer hijo, Jonás (también guionista y director), fruto de la relación con la actriz mexicana Mariana Elizondo, con quien permaneció hasta 1993 y encontró un trabajo en el Museo Nacional de Arte, que le hizo dejar a un lado su progreso en el cine.

Por suerte, dos productores supieron ver su talento y le ofrecieron un puesto de ayudante de producción con el que se fue adentrando en el gremio y que aprovechó para ahorrar para su primera película “Sólo con tu pareja”, que no fue tan bien como se podía esperar.

A pesar de este revés, el mexicano no se rindió en su propósito de llegar a ser director de cine para poder vivir y triunfar. Se fue a California con muy poco dinero para buscarse un hueco en el complicado y competido Hollywood.

SUS OTROS DOS VÁSTAGOS, DE ANNALISA BUGLIANI

Poco a poco los cineastas hollywoodienses fueron incluyéndolo en sus trabajos pero, para su sorpresa, Cuarón empezó a desilusionarse con el mundo del cine: ya no le gustaban los guiones que recibía y decidió volver a México.

Justamente cuando ya estaba perdiendo la ilusión por su pasión, Cuarón filmó en 2001 “Y tu mamá también”, una película protagonizada por la española Maribel Verdú y los mexicanos Gael García Bernal y Diego Luna.

La cinta fue bien recibida por la crítica internacional e incluso recibió una nominación al mejor guión original de los Premios Óscar, lo que contribuyó a que la carrera de Cuarón despegase.

Después de respirar aliviado al descubrir que su amor por el cine seguía latente, el director se casó con la actriz y periodista italiana Annalisa Bugliani, con quien después tuvo dos hijos: Tess Bu y Olmo Teodoro. Se separó de ella en 2008. Los últimos años, Cuarón ha compartido su vida con la británica Sheherazade Goldsmith, una relación rota recientemente.

A raíz del éxito de “Y tu mamá también”, Cuarón fue solicitado para dirigir una de las entregas de la saga de “Harry Potter”: “Harry Potter y el prisionero de Azkaban”, en 2004.

Posteriormente, su mayor éxito fue “Gravity”, una historia con actores protagonistas de la talla de Sandra Bullock o George Clooney y en la que la impecable técnica y la épica fueron las protagonistas.

Con esta cinta, que le otorgó 10 nominaciones y 7 premios Óscar, entre ellos a mejor director, parecía que Cuarón ya no podría subir más alto en su carrera como cineasta, pero lo que el público desconocía era que la película “Roma”, aunque sin nombre, ya estaba en su mente.

El proceso, según ha contado, ya se había iniciado tras la película “Hijos del hombre” pero tuvo que posponerse, lo que le sirvió al director para madurar la idea.

Poco a poco Cuarón fue contactando con quienes quería que trabajasen con él en la aclamada película, pero sin darles más que la información necesaria para saber cuál sería su trabajo.

Por otra parte, los actores y figurantes son, en su mayoría, personas no necesariamente formadas en interpretación que se parecían a las que el cineasta conocía por fotografías o incluso de sus recuerdos.

En “Roma”, el mexicano ha puesto todos sus esfuerzos para reflejar de la manera más fiel posible cómo fue su infancia en la colonia Roma y, sobre todo, cómo fue la relación de su familia con Libo, la mujer que trabajaba con ellos como empleada del hogar (y mucho más que eso, según relata el filme).

La calle Tepeji, que fue donde Cuarón creció y pasó tiempo jugando a grabar películas de guerra, y la cual se reprodujo de manera idéntica para “Roma”, es ahora para muchos un símbolo de las empleadas del hogar.

Y es que aunque el cineasta no tenía intención de que esta fuese una cinta con contenido político, inevitablemente ha sido recibida así por el público, al tocar, aunque de manera sutil, numerosos asuntos sociales.

Su creador ha terminado por abrazar estas reivindicaciones, ya que tal vez el plasmar su infancia en la pantalla grande le ha hecho poder ver, desde un punto de vista externo, situaciones que estaban guardadas en algún rincón oculto de su memoria.

Texto y fotos: EFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *