América Latina: resultados electorales

Importancia de transitar de los extremos al centro.                                                                                                                             

-Las recientes derrotas electorales (presidenciales y parlamentarias) de los gobiernos de Cristina Fernández y Nicolás Maduro, muestran ante todo la madurez y consolidación  democrática  en esos países. Sabemos que las  elecciones en los sistemas democráticos son frecuentes y periódicas, de ellas dimanan los poderes en las sociedades modernas; entiéndase ejecutivos, legislativos o judiciales, que son parte del necesario principio de división de autoridades con que se asumen las mismas.                                                                                                                                                            Precisamente ello es consustancial a las democracias representativas o participativas, es además una cuestión fundamental para lograr equilibrios en el ejercicio del poder y evitar este se manifieste de forma parcializada, desbalanceada, absoluta o arbitraria.                                                                                                                                                                                           

-Pongamos como antecedente las elecciones intermedias en los Estados Unidos, donde surgió una situación parecida a lo que ahora ha ocurrido en Argentina y Venezuela; donde las fuerzas políticas que rivalizan a través de las elecciones, lograron posesionarse en uno u otro de los poderes existentes.                                                                                                                                                                                                     De esa manera está concebida la democracia representativa; con constitución, leyes, división de poderes, libertad individual, respeto a la soberanía y a los derechos humanos; por lo que no hay que sorprenderse ante las fluctuaciones de los equipos en el poder, aunque estos hagan surgir nuevas situaciones y reglas del juego diferentes.                                                                                                                                                                                                 Lo novedoso o de lo que se trata ahora es, con qué cultura política lidiaran las fuerzas políticas en esos países; de manera de  proceder con sus atribuciones y actuar en consecuencia con las ideas que  auspician; evadiendo las diferencias políticas que lastimen o paralicen el país.                                                                                                                                                              

-El ejemplo de Cuba y EU podemos utilizarlo, por cuanto la administración demócrata restableció las relaciones diplomáticas con la Isla y se ha expresado a favor del levantamiento del embargo/bloqueo y otras acciones; mientras el congreso norteamericano de mayoría republicana, en los momentos actuales aún se opone a dichas relaciones.                                                                                                                                          No obstante el ejecutivo estadounidense, actuando cuidadosamente en la práctica y en el marco de sus  facultades; ha continuado dando pasos en su política de apertura hacia Cuba, aunque no puedan derogar la leyes que son competencia del Congreso; sin embargo han tomado diferentes acciones,  erosionado los efectos de leyes anteriores aún vigentes. 

-Algo posiblemente parecido suceda en Argentina o Venezuela; es comprensible que en esos países se abra una nueva etapa de luchas políticas; donde surgirán diferentes formas de relacionamiento político, obligando a las fuerzas que pugnan a proceder con mayor inteligencia, tolerancia, o a deponer posiciones intransigentes y descalificaciones excluyentes.                                                                                                                                                                                        

-No son saludables los aferramientos políticos, por el contrario son aconsejables las relaciones cordiales a pesar de las diferencias; hay que recordar que la verdad es relativa y los hechos que acontecen no son absolutos, entonces la verdad es mezcla y los extremos andan en bancarrota.                                                                                                                                                          Es de políticos capaces o revolucionarios consecuentes, el buscar caminos de diálogo y entendimiento humano, buscar coincidencias y no desavenencias, apartarse de las amenazas, eliminar las retóricas estridentes, descalificativas e hirientes, que son repulsivas e innecesarias en política; aprender acudir a las negociaciones cuando son justificables, abrirse a las ideas del otro con respeto y sin prejuicios; comprendiendo y siendo conscientes, que en la democracias esas son las verdaderas reglas del juego como sucede en la mayoría de los países del mundo.                                                                                                                      Lo que no debe hacerse es maltratar o transgredir los principios del sistema, que son consecuencia ni más ni menos del acervo histórico de la humanidad. 

-Los triunfos electorales en Argentina y Venezuela por las ayer fuerzas de oposición, han demostrado la importancia de la división de poderes y las contiendas electorales, como mecanismos de regulación y equilibrio en el ejercicio del poder.                                                                                                                                     Ahora ambos gobiernos actuarán en nuevas circunstancias, donde los parlamentos, mayoritariamente no responden a los intereses e ideas políticas de sus gobernantes, por lo que los partidos o movimientos tendrán que proceder con suma precaución, rigor profesional  y madurez política.                                                                            

-Para la oposición venezolana que había sufrido reiteradas derrotas electorales durante los últimos 17 años; la victoria parlamentaria, indudablemente representa un paso significativo y un aliento a los fines de la victoria definitiva que persiguen, lo mismo sucede con el nuevo ejecutivo argentino, aunque desde las diferentes posiciones desde donde cada quien se encuentra.

-Finalmente a los portadores de las ideas socialistas en Venezuela, Cuba o en cualquier parte del mundo;  sería conveniente que revisasen con lupa crítica, algunas de las ideas de los clásicos del marxismo, porque en la experiencia contemporánea del capitalismo, varias de ellas no han podido ser confirmadas.                                                                                                                                                                                   Por ejemplo la idea de hacer desaparecer a la burguesía o a las clases propietarias o de mayor solvencia económica, como fue concebido en anteriores épocas, ahora resulta irrealizable en el contexto de la globalización, las economías de mercado y en el marco de las democracias actuales.                                                                                                                                                              Tampoco parece factible a cualquier fuerza política, armar un proyecto exitoso de país, conformado por un solo estrato social, porque ello no se ajusta a la necesidad de alianzas de los tiempos actuales; por lo que se hace necesario encontrar fórmulas combinadas y no excluyentes, entre los diferentes sectores de la sociedad.                                                                                                                                                                                         

-La idea de la lucha de clases, donde burgueses y proletarios escenificarían la última batalla para hacer surgir la sociedad sin ellas; parece en estos tiempos azarosos quedar relegada a la utopía.                                                                                                                                        Las experiencias muestran que el asunto ha resultado algo más complicado, porque la sociedad en las condiciones del capitalismo contemporáneo, ha experimentado un desconocido y amplio entramado social anteriormente no previsto.                                                                                                                                                                        Sabemos que esas ideas fueron expuestas en los inicios del capitalismo (bastante diferente al de hoy); no obstante el sistema capitalista para defenderse, supo modificarse con frecuencia y romper sus propias ataduras y muchas de sus dificultades.                                                                                                                                             

-Las estructuras económicas y sociales del sistemase diversificaron, apareció un nuevo y diverso entramado de estratos sociales, que pusieron de manifiesto una dinámica clasista cambiante, haciendo difícil ubicar de manera precisa o definitiva al rico del pobre, al burgués del obrero, ya que el solvente de hoy lo puede dejar de ser mañana, al igual que el pobre puede convertirse en rico.                                                                                                                                                                             Muy diferente situación a las de siglos atrás, cuando otros regímenes socioeconómicos se desarrollaban o en los mismos inicios del capitalismo.                                                                                                                                                               Sin embargo hoy en cualquier país o sociedad existe una proliferación de sectores o estamentos sociales, que cuentan con la motivación, de que cualquier individuo puede aspirar a mejorar sus condiciones económicas y sociales, o trasladarse de un segmento social hacia otro; también el acceso al consumo se ha generalizado.                                                                                                                                                                                           Por lo que en las luchas políticas y en las contiendas electorales que se desarrollan en los modelos democráticos, estas ideas son cuestiones a valorar o a tener presente; por demás los extremos se debilitan ante los ojos de la ciudadanía y parece conveniente, tanto a las derechas como a las izquierdas transitar hacia posiciones del centro.                                                                                                                                                                                                           

-En el siglo XXI las ideas políticas ortodoxas, las instituciones y personas que la representan, tienen la necesidad de someterlas a rigurosos análisis críticos, pues las situaciones se encuentran muy cambiantes.                                                                                                                                                                    Tampoco a de perderse de vista, que desde las posiciones de la gobernanza se hace imprescindible favorecer, con medidas urgentes y de progreso, el nivel y calidad de vida de las personas, atenuando los marcados desequilibrios que caracterizan al sistema donde actúan.                                                                                                                                                                                                  En tales circunstancias se extiende cada vez más, un pensamiento político que considera, la necesidad de avanzar sin exclusiones sociales ni posiciones extremas y además ve la necesidad de mezclar intereses positivos desde donde quiera surjan, esforzándose por conciliar resultados en beneficio de todos y la sociedad en su conjunto. 

 

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *