HOY MIN 18º – MAX 29º
MAÑANA MIN 20º – MAX 34º
  • //DÓLAR:$19.45
  • //EURO:$21.60

AMLO es el primer presidente que no manda a hacerse un retrato oficial

Andrés Manuel López Obrador le dijo adiós a varios símbolos presidenciales que desde hace más de 80 años eran toda una tradición entre mandatarios.

El presidente de México, aseguró que como parte de la Cuarta Transformación, estos símbolos no eran necesarios porque significan despilfarro.

¿Cuáles son?

1. EL CUADRO OFICIAL
Andrés Manuel López Obrador se convirtió en el primer presidente que no manda a hacerse un retrato oficial. Este símbolo se podía ver en todas las oficinas gubernamentales y era una especie de respeto a la investidura presidencial. Sin embargo, Jesús Ramírez Cuevas, coordinador de Comunicación Social de Presidencia, dijo que se tiene respeto a la investidura, pero no hacen promoción de la persona.

El único retrato con el que cuenta el presidente es una fotografía que la Secretaría de la Defensa pidió para poder colocarla en el tope de los escalafones en señal de que él es el comandante supremo de las Fuerzas Armadas.

Ramírez Cuevas explicó a Milenio que la fotografía no tuvo costo porque fue tomada por el equipo de comunicación social.

El último cuadro que se mandó a hacer fue un oleo del expresidente Enrique Peña Nieto, el cual tuvo un costo de 2 millones de pesos, según varias solicitudes de transparencia realizadas por Milenio.

 

2. LOS PINOS

López Obrador dijo durante su campaña presidencial que si ganaba no viviría en Los Pinos, porque “es un lugar embrujado”. Y lo cumplió.

Desde el 1 de diciembre, AMLO mandó abrir para todo el público la Residencia Oficial de Los Pinos, el cual se convirtió en un recinto cultural.

Con este cambio, AMLO rompió con una tradición presidencial que data de 1934, cuando Lázaro Cárdenas del Río decidió vivir en este lugar y no en el Castillo de Chapultepec, entonces residencia de los presidentes mexicanos.

En ese entonces, la Residencia Oficial se llamaba Rancho “La Hormiga” y fue Cárdenas quien le cambió el nombre a “Los Pinos”.

3. AVIÓN PRESIDENCIAL

Otro de los emblemas presidenciales a los que AMLO dijo adiós fue avión presidencial, en específico a la aeronave marca Boeing, modelo 787-8, adquirido por el gobierno del expresidente Felipe Calderón en 2 mil 952.4 millones de pesos.

“Yo no le voy a faltar el respeto al pueblo de México subiéndome a ese avión, voy a usar aviones comerciales en mis traslados por el país y por el mundo”, dijo en reiteradas ocasiones el presidente electo durante su campaña electoral.

El avión presidencial dejó el país el 3 de diciembre  y actualmente está en el condado de San Bernardino, California esperando su venta.

Además del avión presidencial, Andrés Manuel López Obrador venderá toda la flotilla de aviones al servicio del gobierno federal, con excepción de las aeronaves que sirven como ambulancias y para atender emergencias de desastres naturales y de protección civil.

4. ESTADO MAYOR

Ser presidente es un trabajo de 24 horas y 7 días a la semana. Por eso es que una de las características de ser titular del Ejecutivo es estar siempre listo para cualquier incidente que tenga que ver con el país. Y eso implica estar protegido… hasta ahora.

Desde el 1 de diciembre, AMLO no hace uso del Estado Mayor Presidencial (EMP), el cuerpo de militares encargados de brindar seguridad personal al presidente de México durante su mandato.

¿El motivo? Andrés Manuel López Obrador considera que este cuerpo de seguridad de alto nivel servirá si regresa a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), institución a la que pertenece, además de que aspira a que el presidente de México pueda caminar por las calles como cualquier otro ciudadano.

En su lugar, AMLO es protegido por un grupo denominado ayudantía, el cual está conformado por profesionistas que recibieron capacitación especial para el cuidado del presidente; sin embargo no cuentan con armas.

5. SILLA PRESIDENCIAL

Otro de los símbolos del Ejecutivo es la silla presidencial, en la cual no se sentará Andrés Manuel López Obrador.

El pasado 29 de mayo y durante una gira por Papantla, Veracruz, artesanos del poblado de Coyutla le obsequiaron al entonces candidato presidencial una silla de madera con el escudo nacional tallado en el respaldo y las inscripciones ‘Estados Unidos Mexicanos’ y ‘Coyutla, Ver’.

Al acercarle la silla, AMLO se sentó y recordó cuando Emiliano Zapata rechazó sentarse en la silla presidencial durante su encuentro con Francisco Villa en la Ciudad de México. En ese entonces (1914), fue Villa quien accedió a ocupar el asiento.

El ahora presidente electoral se llevó la silla que le regalaron los artesanos veracruzanos, puesto que esta “no está embrujada” como la que se encuentra en Los Pinos, aseguró.

LOS SÍMBOLOS QUE SÍ UTILIZARÁ:

BANDA PRESIDENCIAL

La Cuarta Transformación sí incluirá algunos símbolos presidenciales:

Andrés Manuel López Obrador sí utilizará la banda presidencial, que sólo puede ser portada por el Presidente de la República, y que tiene los colores de la Bandera Nacional.

De acuerdo con el artículo 34 vigente de la Ley sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales, “la banda presidencial constituye una forma de presentación de la Bandera Nacional y es emblema del Poder Ejecutivo Federal”.

Por cierto, el encargado de quitarle la banda presidencial a Enrique Peña Nieto y dársela a Andrés Manuel López Obrador fue el diputado federal, Porfirio Muñoz Ledo.

PALACIO NACIONAL

Palacio Nacional, la sede oficial del Poder Ejecutivo de México y uno de los recintos históricos más importantes del país, es el lugar en donde despacha Andrés Manuel López Obrador. Es más, desde ahí ofrece su clásicas conferencias mañaneras.

Localizado en la Plaza de la Constitución, en el primer cuadro de la Ciudad de México, este lugar fue sede del Virreinato. En 1896 se instaló en su balcón central la campana de Dolores, con la que Miguel Hidalgo y Costilla inició la Independencia de México.

 En los años 20, Diego Rivera pintó murales en su interior con el objetivo de acercar la historia y el arte a la ciudadanía.

Desde diciembre de 2016, Andrés Manuel López Obrador aseguró que despacharía desde Palacio Nacional por ser un lugar estratégico del corazón de la capital mexicana.

En el último año del sexenio del presidente Enrique PeñaNieto, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) gastará 17.7 millones de pesos en servicios de mantenimiento y conservación de diversos espacios de Palacio Nacional.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: