Antorchistas realizan colecta para becar a alumnos pobres

Desde hace 29 años, cada semana los jóvenes estudiantes y los profesores fundadores del Albergue Estudiantil Campechano Dr. Héctor Pérez Martínez, realizan actividades económicas que les permiten obtener recursos para realizar su importante labor de apoyo a los estudiantes de escasos recursos económicos, para que puedan continuar sus estudios, por lo que esa solidaridad de los campechanos y ese apoyo de las instituciones a estas colectas, es correcto y es necesario para que esta institución pueda realizar su labor.

Esto opinó el dirigente estatal del Movimiento Antorchista de Campeche, Fernando Artero Mendoza, quien explicó que este tipo de casas de estudiantes han funcionado en todo el país durante decenas de años y está ampliamente comprobada su eficacia para ayudar a los estudiantes más pobres para que puedan continuar sus estudios hasta concluirlos.

Explicó que estas instituciones están orientadas a jóvenes originaros de comunidades indígenas o localidades marginadas, lugares alejados a las grandes urbes, e imposibilitados para emigrar a éstas para poder estudiar por carecer, ellos y sus familias, de los suficientes recursos económicos para cubrir tales gastos. Estos jóvenes encuentran ahora estas condiciones en las casas del estudiante o albergue estudiantil cuyo funcionamiento es fruto del esfuerzo colectivo de todos los moradores, directivos y activistas de Antorcha Campesina, quienes realizan diferentes actividades económicas, entre ellas la colecta pública.

“En dichas colectas se solicita respetuosamente el apoyo de la ciudadanía, los recursos que se obtienen con esas colectas, bien sean económicas en los cruceros, semáforos, en las escuelas y casa por casa; o de víveres en las centrales de abasto y mercados, sirven para el funcionamiento, el pago de servicios y otros gastos, y para la alimentación de los moradores de esos albergues”, explicó Artero Mendoza, quien indicó que estos recursos sirven para el mantenimiento de las instalaciones, pago de la luz, el agua potable, la compra de gas, utensilios, alimentos, etc. con los cuales se realiza el funcionamiento cotidiano del albergue estudiantil.

“También se utilizan para las actividades culturales y deportivas, pues para las casas de estudiantes que funda el Movimiento Antorchista esto es muy importante, por eso les llamamos Albergues Culturales y Estudiantiles”, e indicó que además de las actividades en el interior de las casas, se realiza extensionismo en colonias populares formando equipos deportivos y grupos culturales en diferentes disciplinas.

“Pero lo principal es el funcionamiento, y mantenimiento de la casa como tal, pues ese es el hogar de todos los moradores, y es el que les permite vivir en la capital, como quien vive en su casa, y de este modo pueden estudiar”.

“En las rancherías no hay escuelas, hay localidades que no tienen ni secundaria, mucho menos Preparatoria o Universidad; sin embargo, esos jóvenes quieren estudiar y tienen derecho a ello”. Pero sin recursos económicos su familia está imposibilitada de mandarlo a estudiar a las urbes donde se encuentran las escuelas y se ven obligados a abandonar sus estudios; en cambio ahora, con la existencia de estos albergues, hasta el estudiante más pobre puede estudiar a pesar de que su familia siga viviendo lejos y sea pobre.

Aseguró que la colecta pública es necesaria y es correcta, y “les solicitamos a todos los campechanos que observen a los jóvenes estudiantes o a los maestros del albergue Héctor Pérez Martínez a que los apoyen en la medida de sus posibilidades y a las instituciones educativas, civiles y judiciales que también sean un soporte para nuestros colectores, que les faciliten su actividad y apoyen en la medida de sus posibilidades, pues de ese modo permiten que los estudiantes pobres estudien la secundaria o la preparatoria o una carrera universitaria; y eso es bueno no solamente para esos estudiantes sino para todos los campechanos”.

Aclaró finalmente que en estos días se realiza una colecta extraordinaria por lo que la gente no se debe de extrañar que, en los cruceros o semáforos, en las escuelas o tocando puertas se encuentren con los colectores del Albergue estudiantil y de Antorcha Campesina, “y esperamos que los puedan tratar con respeto y se animen a apoyarles, que va a ser para que los moradores del albergue puedan seguir estudiando por el bien de Campeche y de todo México”.

Texto y fotos: Agencia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *