Aparato judicial suspende actividades por incremento de casos de Covid-19

A raíz del incremento del número de contagios de coronavirus el sistema judicial toma las previsiones necesarias para proteger a su personal, y desde este lunes 13 de junio suspende actividades de manera temporal hasta el 9 de agosto en el caso para los juzgados de primera y segunda instancia para los cuales se establece un sistema de guardias presenciales para dar prioridad a casos en los que se deba proteger el interés jurídico del menor o de las personas mayores.

De manera independientemente a la pandemia, hay que destacar que de acuerdo al Calendario Judicial, como parte del primer periodo vacacional correspondiente a esta año, estaba programada la suspensión de labores a partir del 16 y hasta el 31 de julio, esto para los servidores judiciales del área civil, familiar, mercantil y del Tribunal Superior de Justicia.

En el caso de los servidores adscritos órganos y dependencias especializadas en materia penal y justicia para adolescentes sus vacaciones las programan en diferentes momentos del año, ya que por su naturaleza, permanecen siempre abiertas.

La cuestión es que la situación en torno a la Pandemia se está poniendo muy complicada, al grado que seis empleados del Poder Judicial ya han dado positivo al COVID mientras que hay otros 30 casos sospechosos y está pendiente aún recibir las pruebas aplicadas en el Juzgado de Control de Valladolid, donde se han confirmado dos casos.

A todo esto hay que sumarle que de los mil 200 funcionarios judiciales con que cuenta el poder judicial, 120 se acogieron a los beneficios del decreto presidencial que por el hecho de tener factores que los hacen más vulnerables a contagio, como obesidad, diabetes, hipertensión o una edad de más de 60 años, ya han dejado de acudir a sus labores.

La cifra se incrementa a 280 si se contabiliza a estudiantes que realizan su servicio social o profesional, becarios e integrantes del programa “Jóvenes construyendo el Futuro”, ademas de personal que ha reportado contacto con familiares enfermos y también a los que tuvieron contacto directo con ellos, a quienes se les ha pedido que permanezcan en sus casas.

“Esto hay que recalcar, no significa que usted, por ejemplo, no pueda interponer una demanda de divorcio en los juzgados familiares que tendrán personal de guardia para recibirla, y lo mismo ocurrirá en la Junta de Conciliación y Arbitraje, pero lo que si pasará es que no correrán los términos ni se podrá realizar tramitología hasta el 3 de agosto, en este último caso, mientras que los juzgados federales regresan hasta el 16 de agosto”, dijo el abogado José Francisco Poot Mugarte, quien destacó que quien requiera, de igual manera puede interponer una demanda ante el ministerio público.

“Si admiten demanda, pero no corren los términos, porque están suspendidas las actividades, lo que va a pasar es que en el ministerio público te piden tu teléfono y te avisan por cualquier cosa que pueda suceder”, indicó.

Por su parte la licenciada, Guadalupe Uc Romero, destacó que si bien no existe un bloqueo, la justicia que se sigue aplicando de manera pronta y expedita, si hay afectaciones en cuanto a que la duración del procedimiento se alarga de modo que si el proceso tardaría un año ahora se puede prolongar mínimo seis meses más.

“Si los procesos de por sí son en un momento dado tardados y demorados, con la pandemia los más afectados serán más que nada las víctimas y los ofendidos, que son los que resienten que se retrase el proceso, porque para el inculpado, el detenido, mientras más largo sea el proceso mejor, pero las víctimas que requieren una reparación del daño o que dependen de ese interés jurídico, de que les depositen, o que se lleve el proceso, pues ahí así si les afecta de manera directa”, comentó.

Al respecto, la abogada Nicta Ha Chacón Romero, quien es funcionaria judicial en juzgado civil, comentó a Peninsular Punto Medio que el acuerdo se establece que el personal seguirá trabajando desde casa.

“Aquí la prioridad, es la salud del justiciable y del personal, en ese sentido, como siempre desde el principio de la contingencia, estuvimos trabajando a puerta cerrada, realizando guardias y en esta nueva normalidad pues estaremos desde casa trabajando con los escritos que se presentaron cuando el personal no estaba al 100% en el juzgado”, destacó.

Hay que recordar que debido a la contingencia desde el 19 de marzo y hasta el 22 de junio, se realizó la modalidad de trabajo desde casa.

“Lo que se hacía, es que los expedientes se llevaban a las casas y se trabajaba desde ahí al igual con los jueces se tenían videollamadas además de que asistíamos a las guardias cuando se requería, pero también aprovechamos para actualizar los correos electrónicos y por esta vía, dar respuesta al justiciable del estatus de su expediente sin que tenga que acudir presencialmente al juzgado. No estuvimos de vacaciones, es un trabajo de adaptación al final todos estamos en este camino”, concluyó.

Texto: Manuel Pool

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *