Aplican polígrafo a Lupita González

El equipo legal de Guadalupe González, medallista de plata en los Juegos de Río 2016 y suspendida por la IAAF cuatro años por dopaje por trembolona, sometió a una prueba de polígrafo a la deportista mexicana e incluyó el resultado en la apelación que interpuso ante el TAS, organismo que determinará si elimina, reduce o mantiene la sanción sobre la marchista.

Esta semana el equipo de abogados, encabezado por el colombiano Andrés Charria, vino a México para mostrarle a González y autoridades de la Secretaría de Marina los avances y perspectivas del caso, y en el informe se argumenta que “Lupita no tenía conocimiento de que la carne estuviera contaminada y era imposible que lo supiera. Tampoco podía prever que al consumirla generara riesgo de violar las reglas antidopaje, adicionalmente es una atleta que ha tenido un historial impecable en el control de sustancias prohibidas. Por esta razón se sometió a una prueba de polígrafo que determinó que su testimonio es completamente verdadero”.

La guía de defensa sigue siendo la ingesta de carne contaminada sin que la atleta tuviera conocimiento de ello. Se expresa que Guadalupe González comió el 15 de octubre de 2018 dos tacos de longaniza en lugar de quesadillas, y el día 16 cinco tacos de mixiotes; ya no se hace referencia a los tacos al pastor ni al bistec.

El objetivo es dar a los árbitros del TAS certeza sobre veracidad del argumento de contaminación por alimentos que presentará la atleta mexicana, luego de que en la primera instancia la IAAF consideró que se habían utilizado pruebas apócrifas.

Texto y foto: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *