Aprobación exprés de Reforma Eléctrica

El Senado de la República da luz verde por 68 votos a favor y 58 en contra a los cambios a la Ley de la Industria Eléctrica

De manera sorpresiva, al convocarse  a una sesión extraordinaria de último minuto, la mayoría de Morena en el Senado de la República aprobó anoche, sin cambiarle “ni una coma”, la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) planteada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, que favorece a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y se relega a los particulares en la generación de energía eléctrica, además de modificar el esquema de subastas con la cual se elige la mejor oferta en esa materia.

Por Yucatán votaron en contra los senadores Jorge Carlos Ramírez Marín (PRI) y Raúl Paz Alonzo, (PAN). En contraste, Verónica Camino, recién incorporada a Morena , lo hizo a favor.

Asimismo, empresarios yucatecos lamentaron la actitud asumida por los senadores que dieron su voto a  favor de la iniciativa presidencial.

La sesión duró cinco horas, entre acusaciones, señalamientos, argumentos y contra argumentos, dando al final “luz verde” a esta reforma eléctrica.

Tras cinco horas de acusaciones, señalamientos, argumentos y contra argumentos, los morenistas y sus aliados avasallaron con 68 votos a favor y 58 en contra a la oposición y dieron “luz verde” a esta reforma eléctrica, que de entrada el bloque opositor anunció que la impugnarán ante la Corte e incluso advirtieron que las indemnizaciones por la cancelación de contratos superarán los 20 mil millones de dólares con cargo a las finanzas del país.

En esta ocasión, los seis integrantes de la bancada del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) no acompañaron a Morena y votaron en contra de esta reforma que envió el presidente López Obrador, al acusar que va en contra de las energías limpias.

El PRI, a través de Claudia Ruiz Massieu, calificó este día como una jornada negra para la vida del Senado y del país, pues con esta reforma se afectará el medio ambiente, la salud y la economía, lo que tendrá un alto costo para el país.

“Este proyecto, como es la forma de aprobarlo es desaseado, es ilógico y su instrumentación no va a prosperar. (…) Este proyecto es pésimo en todos sentidos, viola los derechos a la salud y medio ambiente sanos (…) viola el principio de legalidad y de retroactividad de la ley, (…) infringe tratados y compromisos internacionales, como el Acuerdo de París, (…) ello habrá de costarle mucho dinero al Estado Mexicano. (…) Cuando por muchos lustros tengamos que pagar compensaciones a los inversionistas privados extranjeros y mexicanos cuyos derechos estarán violentando hoy. (…) Una triste y negra historia”, estableció.

Los opositores advirtieron que lo único que hará esta reforma será generar energía más cara y sucia, además de que representa un paso franco al pasado y un tiro de gracia al desarrollo sostenible, pues las indemnizaciones por la cancelación de contratos superarán los 20 mil millones de dólares.

Alejandra Reynoso, senadora del PAN, criticó que el objetivo de Morena sea vulnerar la libre competencia. En tono irónico dijo: “¡Bravo, Morena! lo están haciendo muy bien”.

Anticipó también una andanada de litigios internacionales contra México, con la amenaza latente de la imposición de aranceles “verdes”.

La panista secundó a la priista Beatriz Paredes sobre la gravedad de que Morena se haya negado a un ejercicio de Parlamento Abierto, para analizar y hacer perfectible la reforma.

“Porque no fue suficiente el no escuchar a la sociedad, porque para ustedes mayoría no es suficiente y no entienden la democracia participativa a través del Parlamento Abierto, porque no quisieron escuchar a la academia, porque no quisieron escuchar a los especialistas, porque no quieren escuchar a México. Para ustedes lo único importante es escuchar a su patrón, que despacha desde Palacio Nacional y que ahorita está jugando béisbol”, señaló.

      Al rechazar la iniciativa de reforma eléctrica, el senador Jorge Carlos Ramírez Marín aseguró que ésta representa un retroceso de 50 años y que encarecerá aún más las tarifas de energía para los yucatecos. De sus declaraciones informamos con mayor amplitud en la página 6 de la sección local.

Por su parte, Ricardo Monreal, coordinador de Morena, defendió la reforma y rechazó que viole la Constitución como acusa la oposición.

“La iniciativa preferente que envió el presidente de la República, que propone reformar y adicionar a la Ley de la Industria Eléctrica Nacional, es constitucional, porque prioriza el interés nacional de brindar un servicio público de transmisión y de distribución de energía eléctrica. De manera infundada aquí se ha señalado que este dictamen elimina la generación de energía eléctrica a través de plantas de energías limpias, nada más falso”, indicó.

La reforma modifica el orden en que se despacha la energía eléctrica, para utilizar primero la producida por las hidroeléctricas y las centrales propiedad de CFE, que en su mayoría funcionan a base de combustibles fósiles.

La oposición advirtió que lo único que hará esta reforma será generar energía más cara y sucia, además de que representa un paso franco al pasado y un tiro de gracia al desarrollo sostenible, pues las indemnizaciones por la cancelación de contratos superarán los 20 mil millones de dólares.

La energía generada por plantas renovables (eólica y solar) propiedad de compañías privadas, quedará hasta el final, pese a su menor costo, igual que las de ciclo combinado.

Se excluye a la CFE de su obligación de recurrir a las subastas eléctricas, para contratar nueva energía eléctrica.

También, se modifica la forma en que se otorgan los Certificados de Energías Limpias (CEL) y hace legal la revocación de permisos de autoabasto.

La LIE incluye todos los cambios impulsados desde hace un año por la Secretaría de Energía y por los reguladores del sector mediante políticas y acuerdos, pero que hasta ahora no han sido puestos en marcha debido a una serie de amparos ganados por compañías privadas y organizaciones ambientalistas y por un fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación a favor de la Comisión Federal de Competencia (Cofece).

El proyecto de decreto se envió al Ejecutivo federal para su promulgación en el Diario Oficial de la Federación.                                       La Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Mérida (Canaco-Servytur) advirtió que esta aprobación de la Ley de Energía Eléctrica tendrá un impacto negativo en la economía de México y en la población.

Iván Rodríguez Gasque, dirigente del organismo, resaltó que con la aprobación se da un golpe adicional a la economía, ya que la tarifa de la energía eléctrica aumentará, y el costo deberá ser pagado por los usuarios o mediante subsidios por la Secretaria de Hacienda y Crédito Público, lo que significa que, al final de cuentas, los mexicanos absorberán estos incrementos.

A su vez, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) Mérida, Jorge Abel Charruf Cáceres, se unió a esta demanda y través de un documento expuso los motivos por los cuales esta iniciativa no debía de ser aprobada en la Cámara Alta.

El líder empresarial detalló que esta reforma tiene como objetivo dar preferencia a las energías más caras, sucias y contaminantes, sobre las que se generan de manera limpia, barata y los más importante, renovables.

Texto: Georgina Bacelis/Agencias

Fotos: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *