Apuestan por impulsar el turismo regional

La AMIT señala que el futuro del sector se encuentra en la unión para crear nuevos atractivos que atrapen a los viajeros locales y nacionales 

Ante el complejo panorama que se vivirá en los próximos meses y años, en el que los viajeros europeos y de otras partes del mundo no saldrán de sus países por temor a contagiarse con el virus del COVID-19, y ante la altas posibilidades de rebrotes, lo que originaría que las fronteras se mantengan cerradas, la apuesta será por el turismo local, regional y nacional.

“Ese es el futuro del turismo, porque será hasta 2023 o 2024 cuando tengamos las visitas de extranjeros en los mismos niveles de antes de la pandemia, para el próximo año, se van a ver los efectos económicos de la inactividad generada por la pandemia que se ha extendido tanto y que está dejando pobres a los países y a las personas”, planteó la presidenta de la Asociación Mexicana de la Industria Turística Yucatán (AMIT), Rosa Isela García Pantoja.

Esta situación, advirtió la entrevistada, se verá reflejada en el Tianguis Turístico, donde los resultados serán muy diferentes a las expectativas que había antes de la pandemia.

“Nosotros vamos a participar con algunos socios que están convencidos de que es necesario presentar nuevos productos y servicios para ser competitivos”, comentó la dirigente, precisamente en el marco de un “fun trip” realizado en el municipio de Homún, en donde además de los cenotes y paradores turísticos se destaca un parque acuático.

“La idea es que los operadores turísticos y representantes de medios de comunicación se den cuenta de que Yucatán tiene productos turísticos poco conocidos que son verdaderos tesoros escondidos, como ocurre también en los puertos de Sisal y Celestún; en este último lugar se pueden hacer recorridos en mototaxi para visitar, además de las playas y la ría, una capilla que data del siglo XVIII, la ex aduana y las salinera”, explicó García Pantoja, quien recalcó que es necesario que este tipo de atractivos reciban más promoción por parte de las autoridades en la materia.

En cuanto a las novedades se ofrecen en Homún, una localidad ubicada a 55 kilómetros de Mérida, la dirigente destacó que los propietarios de los lugares incluidos en el recorrido se han afiliado a la AMIT Yucatán, y que están en plena disposición de apoyarse y trabajar mutuamente, lo cual es muy importante para salir adelante en estos momentos de crisis. 

Un ejemplo de esta sinergia y de todo lo que se puede lograr uniendo esfuerzos es el circuito turístico al que se le ha denominado “Legado del Mayab”, que incluye tres días y dos noches de recorrido en los municipios de Tekit, Oxkutzcab y Tekax y que a menos de seis meses de su presentación ya estaba en los catálogos de venta en 20 países.

“Lamentablemente, por el inicio de la pandemia no se concretaron ventas, pero ahora hemos platicado con los alcaldes y de nueva cuenta estaremos trabajando en su promoción y los próximos 28 y 29 de noviembre estaremos organizando un fun tripcon representantes de agencias de turismo para que, al igual que en Homún, conozcan los atractivos que incluyen hasta recorridos por tirolesa en Tekax y visitas a los talleres de guayaberas y ropa típica en Tekit”, detalló la entrevistada, quien subrayó la importancia de que las autoridades sigan promoviendo por igual todos los atractivos con que cuenta el estado, en especial los nuevos como es el caso del parque acuático “Splash”, ubicado en Homún, que cuenta con palapas y además se puede disfrutar de la gastronomía típica.

El recorrido, que se realizó observando todas las normas sanitarias para reducir al máximo la posibilidad de contagios de coronavirus, inició en las instalaciones de las Cabañas y Cenotes Santa Cruz. La comitiva, a la que se sumó el alcalde y también empresario Manuel Chi, fue recibida por Marina Ramírez Soberanis, propietaria de este lugar, que es considerado uno de los favoritos de los visitantes, al contar con un temazcal y una tirolesa.

Más adelante, en el parador turístico Santa Bárbara, su propietario Evelio Echeverría invitó al grupo a efectuar un recorrido en “truck” para dirigirse a los tres cenotes que existen en el lugar, y se ofreció la opción de hacerlo en bicicleta. Después de refrescarse en el restaurante, continuó el paseo en el hotel y restaurante Santa María. Su propietaria, Laura Góngora, encabezó una visita por sus instalaciones que cuentan con 12 habitaciones, piscina, estacionamiento y un restaurante en el que se sirvió una bebida a base de chaya que fue del agrado de los visitantes. 

En el itinerario estaba la visita al parque acuático “Splash”, de la familia Cabrera Echeverría, y después le tocó el turno a la posada “Papá Grande”, cuyo propietario, Héctor León, y su esposa ofrecieron helados artesanales de coco. Por último, en el cenote Santa Rosa, su dueño, Gabriel Cabrera, dio un coctel de la casa, antes de visitar su muestra artesanal, cabañas de hospedaje y el cenote, para después finalizar el paseo con un espectáculo regional.

Texto y fotos: Manuel Pool

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *