Apuestan por reducir contacto físico en los desplazamientos

Expertos plantean propuestas para evitar aglomeraciones en la ciudad, principalmente en los paraderos de transporte urbano.

En la lucha contra el COVID-19 se han dado importantes pasos que se reflejan en una leve mejoría en el promedio del número de casos y de la ocupación hospitalaria reportada en la última semana. 

El gobernador del estado, Mauricio Vila Dosal, es claro al pedir a la ciudadanía no bajar la guardia y extremar sus medidas de precaución, además de su colaboración y comprensión ante las mejoras en materia de tránsito peatonal, de vialidad y transporte público, que anunciará en breve como medidas impostergables para la protección de la salud. 

Especialistas en materia de ingeniería vial han expresado a través de sus redes sociales, así como en documentos que ya han sido presentados a las autoridades, algunas propuestas que permitan asegurar la distancia física en los desplazamientos y reducir el riesgo de contagios por aglomeraciones en los paraderos del transporte público o en el interior de las unidades de este servicio, para el cual también hay diversas sugerencias.

Hace unos días, mediante sus redes sociales, el ingeniero vial René Flores Ayora destacó que es muy importante y urgente poner en práctica el escalonamiento en cuanto a los horarios de entrada a los centros de trabajo.

Para lograr el objetivo de que no se reúna tanta gente al esperar el autobús en los paraderos, tanto del Centro como en las colonias, el especialista consideró muy importante levantar encuestas en los sitios de las rutas con más afluencia acerca de la ubicación de las empresas para las que laboran para que, en su momento, se diseñen rutas de transporte público diametrales que no pasen por el Centro. 

En torno al sistema de transporte público, el Laboratorio Urbano de la Universidad Modelo, que encabeza Silvana Forti Sosa, presentó un documento en el que destaca la importancia de adaptar el transporte público a esta nueva normalidad y que sea eficiente y funcional, inclusive en temas como la puntualidad en los horarios en los que pasa el camión para evitar aglomeraciones en las paradas, sobre todo en el Centro Histórico.   

En el documento se detalla que, con base en datos del Plan de Movilidad Urbana no Motorizada de la Zona Metropolitana de Mérida, se identificaron 30 puntos en los que se registra un intenso flujo de peatones como resultado del transbordo de rutas radiales del Centro a la periferia con rutas tipo circuito, por lo que resulta primordial la implementación de medidas que garanticen la seguridad vial y la sana distancia entre peatones y pasajeros, además de contar con carriles preferenciales para el transporte público.

Puntos de mayor afluencia

Con respecto a los puntos de transbordo con más afluencia, se identifican la Avenida Canek en sus cruzamientos con la Avenida Itzáes y calle 90, así como en la calle 50 de la Colonia Hidalgo y la Avenida Mérida 2000.

En la lista figura también la Avenida Itzáes con 65 y 65- A; la Avenida Aviación con Circuito Colonias, y con la Avenida Mérida 2000, así como Circuito Colonias Sur en sus cruzamientos con la 66, 60, 52 y 42 y más adelante, ya en la zona Oriente en sus intersecciones con la 28 de la Azcorra, la ex Fuente Maya y las Avenidas Quetzalcóatl y Fidel Velázquez. 

El cruce de la Avenida 59 con la 50 del Fraccionamiento Pacabtún y el de la Avenida Quetzalcóatl con calle 20 de la Colonia Chichén Itzá, también son parte de los puntos con más confluencia en la ciudad, que incluyen también a los cruces de Circuito Colonias Norte Tecnológico y la calle 20 de Chuburná, además de la calle 15 por 52 y 54 de la colonia Pensiones; la Avenida Mérida 2000 por 21 diagonal, la Glorieta de la Mestiza y la Glorieta del Siglo 21, la escuela Ateneo Yucatán, el Monumento a las Haciendas, Plaza Fiesta y Circuito Colonias en sus cruzamientos con las Avenidas Alemán y Carrillo Puerto, así como la Glorieta de la Xtabay. La lista finaliza con el cruce de Circuito Colonias por 65 A y Mulsay II, además de la calle 60 por Avenida Colón.

En el estudio presentado por el Laboratorio Urbano de la Universidad Modelo, se toma en cuenta la necesidad de repensar otras formas alternativas de movilidad ante el COVID-19, por lo que el segundo punto a considerar es el uso de la bicicleta, una gran opción para evitar los aglomeraciones en el transporte público.

Para lo cual se sugiere la implementación de vialidades temporales exclusivas para ciclistas, en las que puedan transitar seguros y protegidos con la señalización adecuada, y con la presencia policiaca para cuidar que los vehículos transiten a baja velocidad y que no pongan en riesgo su paso por intersecciones y bajo puentes de los distribuidores viales del Anillo Periférico y carreteras federales para conectar con la red de ciclovías periurbanas de Mérida, Umán y Kanasín.

Cabe destacar que todas estas medidas serían de bajo costo, ya que para su implementación se considera utilizar conos y trafitambos, colombinas y marcas en el pavimento con pintura temporal acompañada de señalamiento vertical, como las que empleó el Departamento de Ingeniería Vial para ampliar las banquetas en la zona de mercados del Centro de la ciudad, donde también se pintaron pasos peatonales, que al momento han dado importantes resultados, al permitir que los viandantes cuenten con más espacio para mantener una distancia de al menos un metro y medio.

Texto: Manuel Pool

Foto: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *