Argentina cuenta las horas para saber si se aprueba la ley del aborto

El Senado inicia el debate sobre la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo

Mientras el resto del mundo cuenta exhausto las horas para que se termine el atípico 2020, Argentina está en las calles a la espera del resultado de la votación en el Senado de la ley del aborto: uno de los días más importantes del año para el país austral es el antepenúltimo.

También lo será el penúltimo, puesto que se espera que miles de asistentes hagan vigilia en la Plaza del Congreso durante la madrugada mientras la discusión parlamentaria se alarga hasta conocerse, por fin, una decisión, en las primeras horas del miércoles.

OTRA CITA HISTÓRICA Y, TAL VEZ, DEFINITIVA

Aunque hay menos gente que en ocasiones anteriores -es temporada de vacaciones estivales en Argentina-, hay movilizaciones convocadas en distintas ciudades del país y la misma plaza sigue siendo un hervidero.

De todas formas y aunque quizá sea ahora un poco más literal por lo caluroso de la ocasión, es el hervidero de siempre, ya todos se conocen las caras, ya todos son habituales tanto de un lado como del otro.

En el lado celeste, color que identifica a los contrarios al aborto, festejaron tras el fallido proyecto de ley de 2018, pero han debido redoblar la presión sobre los legisladores para este 2020, cuando el recuento se prevé todavía más reñido que aquel de hace dos años.

La parte verde supera en número, una vez más, a la celeste, y la distancia de seguridad es imposible de cumplir, aunque las omnipresentes mascarillas verdes mitigan un poco la falta de cuidados ante el covid-19.

A la hilera central de gente que llena la parte de la Plaza que da hacia el norte se le suman las ramificaciones, en las calles aledañas, venas en las que la sangre es verde y que bombean con sus tambores y cánticos al corazón de la Plaza y del Congreso.

La miembro de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Jeannete Cisneros contó a Efe que vive estas horas con “ansiedad y con nervios”, y que nota un “desgaste” después de años de lucha.

Una pancarta sostenida sobre la avenida Callao recuerda: “somos sobrevivientes de los abortos clandestinos”; una mujer con lazo verde dibuja sobre el asfalto ardiente una rayuela cuyos recuadros son derechos, como grabados a fuego: “voto femenino, divorcio, salud sexual, vida libre de violencia, identidad de género, matrimonio igualitario, cupo laboral trans” y el aborto legal como último paso.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *