Aumentan delitos de índole sexual contra menores

Debido a la contingencia sanitaria por la pandemia del COVID-19, los potenciales agresores conviven más tiempo con sus víctimas en casa.

Debido a que pasan más tiempo en casa conviviendo con sus potenciales agresores, en estos momentos de contingencia por la pandemia de COVID-19 se han registrado más abusos sexuales en contra de niños, niñas y adolescentes en Yucatán, así como la posibilidad de que se esté agrediendo a otros integrantes de la familia.

Así lo indicó Ivette Laviada, presidenta del Centro de Formación Integral para la Mujer e integrante de la Red de Protección a la Infancia, en el marco de una videoconferencia en la que se dio a conocer la agenda de trabajo que en días pasados se presentó a las autoridades y que incluye estrategias y figuras para disminuir la violencia infantil como la “Crianza Educativa Amorosa”, la “Familia de acogida” y la “Educación sexual no erotizada”.

El psicólogo Víctor Chan Martín, en su calidad de presidente de la Red de Protección a la Infancia, destacó la necesidad de realizar cambios en el Código Penal para evitar que al hacer su declaración tras ser víctima de un abuso, al menor se le pregunte una y otra vez cómo sucedieron los hechos, lo que lastima y hace más grande la herida emocional del afectado, quien de esta manera se revictimiza. 

“De esta manera se marca la vida futura del niño. Hay casos en los que mujeres que fueron abusadas en la infancia, en su vida adulta por diversos eventos que han detonado la aparición del dolor, tienen pensamientos suicidas”, dijo el especialista, quien también planteó la necesidad de contar con un registro único de agresores sexuales, esto con el fin de dar atención inclusive a sus familias. 

“Lamentablemente, cuando se da una agresión al interior de una familia, es común que sea un familiar el causante, y también es común que el resto de la familia calle para evitarle consecuencias al agresor, por lo que además de que no se denuncia no se le puede brindar atención y continuarán las parafilias si no se identifica y sana la razón por la que la persona se ha convertido en un depredador sexual”, subrayó.

En este sentido recordó que hay personas que presentan un daño en la corteza cerebral que hace que no sientan culpa de sus actos, mientras que otros presentan una psicopatología que los lleva a desahogar sus emociones insanas.

“Esto es importante que se tome en cuenta para atender debidamente los casos y que tengamos menos agresores, todo esto ya se le ha planteado al Gobierno del Estado que hizo un compromiso para que trabajemos juntos”, indicó.

Chan Martín recordó que a un mes de su integración, la Red ya ha elaborado 15 videocapsulas en las que sensibilizan y protegen a la infancia, también preparan una serie de conferencias virtuales para que la ciudadanía tenga conocimiento de cómo prevenir casos de abuso sexual, y además se pretende certificar a los profesionistas y funcionarios que trabajan con la infancia.

“Este mes tomamos un seminario iberoamericano sobre abuso sexual infantil, que nos dio muchas ideas sobre nuestro quehacer sobre cómo prevenir, ayudar mediante estrategias que son aplicables en la entidad y en el país”, destacó el ponente.

También habló de la colaboración con la fundación “Early Institute”, que opera la plataforma Alumbra, en la que se informa que en 2019, en Yucatán se cometieron 252 delitos sexuales y 181 abusos sexuales.

Se trata de una cifra que es pequeña en relación a lo que sucede en realidad, ya que en muchos de los casos estos delitos no se denuncian; de esto se puede tener una idea al comparar con las cifras de egresos hospitalarios de personas que ingresaron para ser atendidas por las lesiones que les ocasionaron sus agresores y cuya cifra no se visibiliza.

Es importante señalar que en materia penal se logró desde marzo de este año que los delitos graves de abuso contra menores se persigan de oficio y se trabaja para que si alguien es testigo y no da parte se haga acreedor a una pena de 1 a 5 años de prisión.

Otra de las cifras que llama la atención en este reporte correspondiente al 2019 es que se registraron 2 mil 719 nacimientos de niños cuyas madres tenían edades que fluctúan entre los 9 a 17 años de edad y que 99 mil 067 personas con edades de entre los 12 a 17 años fueron víctimas de ciberacoso.

En la sesión virtual, el psicólogo Chan Martín explicó que como Red, diversas agrupaciones buscan mejorar la política pública e integrar una agenda social a favor de la infancia, en la que también colaboraba el recientemente fallecido Luis Edwin Mugarte Guerrero, a quien se le hizo un reconocimiento por sus aportaciones en la materia.

“Estamos seguros de que podemos caminar juntos el gobierno y la sociedad civil a favor de la infancia” destacó, y recordó que recientemente en la entidad se registró el suicidio de dos niñas que tenían antecedentes como víctimas de agresiones sexuales.

“Como Red ponemos a disposición de la sociedad y las autoridades un protocolo para garantizar los derechos de niños y adolescentes víctimas de violencia sexual y familiar, realizado tomando en cuenta un análisis del código penal y normas jurídicas que tenemos en el estado de Yucatán, y que contó con expertos abogados que hicieron el análisis correspondiente”, indicó el director, quien agregó que existe una guía elaborada por madres con hijos víctimas de abuso sexual.

Además se cuenta con una línea de apoyo para personas y familiares de quienes han sufrido abuso sexual 9991 584437, que se suma a los números de emergencia el 075 y el teléfono de Salvemos una Vida y Vifac.

Texto: Manuel Pool

Foto: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *