Avengers: Endgame – la reseña sin spoilers

Por Gerardo Novelo

Si algo hecontinuamente he reconocido al Universo al Universo Cinematográfico Marvel, a parte de la tarea herculeana que es su producción, es su capacidad de funcionar como un todo tanto como por partes. Por más que permee la idea de tener que verlo todo en orden y con atención para disfrutar la saga, o de hacer una checklist y aguantar las propuestas más mediocres de Marvel Studios por afán completacionista, creo que la gran mayoría de sus películas pueden existir por sí mismas, sin contexto ni universo compartido.

Endgame no es una de esas.

A diferencia de las demás películas, que se sienten más como capítulos en una serie semi-episódica que funcionan por sí mismos pero adquieren linealidad en conjunto, la conclusión exige un entendimiento moderado del contexto cinematográfico para su disfrute.La película lo predispone, supongo, con su tremendamente nostálgica campaña publicitaria.

El capítulo final del Universo Cinematográfico Marvel es absolutamente todo lo que esperas, para bien y para mal. Todo lo que esperabas en forma, no en ejecución – hay más sorpresas de las que uno se imaginaría, aún con spoilers.

Todo lo que esperas para mal, porque para este punto ya has de conocer la fórmula Marvel, con sus pros y cons. Ya sabes sus herramientas para emocionar. Ya sabes el ritmo de su acción. Ya sabes sus fallos. No digo que no se disfrute, completamente lo opuesto, pero la cuarta entrega de Vengadores celebra su linaje con todo y lo áspero.

La caracterización da dos pasos adelante y uno atrás. Sí, el primer acto ofrece una película inusualmente calculada, reflexiva y personal – un ritmo sorprendente para cuánta trama se tiene que aplastar en tres horas – pero si tu parte favorita de Infinity War fue la (relativa) complejidad de Thanos, Endgame tal vez decepcione. La del año pasado era la película del villano y esta la de los héroes, sí, pero no habría por qué descuidarlo tanto.

La película es verdaderamente una conclusión a todo lo que se ha construido la última década. Hasta inconclusa se siente en momentos, irónicamente, porque le “falta” el gancho sólido a lo que está por venir. Solo en la primera de Iron Man, en el lejano 2018, hubo tanta ambigüedad hacia el futuro.

Entonces. Lo malo: se pasa de complaciente y le baja dos rayitas al villano. Lo bueno: si sabes lo que esperas, esencialmente todo lo demás. Avengers: Endgame es la más conclusiva, la más marvelesca de la saga. Podrías decir que es todas las películas en una sola.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *