Beneficio para más de 100 mil yucatecos

Tras más de 10 años de conflictos, esta obra, a construirse conjuntamente entre el IMSS y el Gobierno del Estado, será una realidad

Luego de que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) “entrara al quite” para concluir el hospital de Ticul, que se inició hace 10 años durante la administración de Ivonne Ortega Pacheco, el Gobierno del Estado llegó a un acuerdo con la empresa encargada de las obras, por lo que han desistido de las dos demandas interpuestas en contra del Ejecutivo, que ascienden a 730 millones de pesos, así lo dio a conocer el mandatario Mauricio Vila Dosal.

Durante la firma de convenio entre el Gobierno estatal y el IMSS, el titular del Ejecutivo destacó que esta es una buena noticia, ya que estos recursos representaban un gasto para la entidad, tomando en cuenta que han tenido que destinar otros más para hacer frente a la pandemia del coronavirus, y las afectaciones que dejaron los fenómenos naturales que azotaron a la entidad el año pasado.

A más de una década del comienzo de la edificación del hospital regional de segundo nivel de Ticul, este inmueble será retomado por el IMSS para que, a finales de año, o a principios del 2022, inicie la reactivación de este nosocomio.

Durante su mensaje, y ante la presencia del titular de ese instituto, Zoé Robledo Aburto, Vila Dosal señaló que este tema es de suma importancia para la entidad, pues es una vieja demanda que se ha tenido en ese municipio y poblaciones aledañas que requieren atención médica.

El convenio fue firmado por el titular del IMSS, Zoé Robledo Aburto, y el gobernador del estado, Mauricio Vila Dosal.

Este hospital beneficiará a más de 100 mil habitantes de 17 municipios del sur del estado, ahora que este litigio ha finalizado y que fue motivo para que estas obras se suspendieron durante una década.

“Esta solución de tan añejo tema ya lleva dos administraciones estatales y parte de la actual, específicamente 10 años, pues este problema empezó desde que se anunció este hospital en el gobierno de Ivonne Ortega Pacheco mediante el esquema de Proyecto de Prestación de Servicios (PPS), que fue cancelado durante la gestión de Rolando Zapata, lo que ocasionó que la empresa demandara al Ejecutivo por no cumplir con el convenio”, recordó.

Explicó que en ese entonces se generaron dos sentencias, la primera, en una corte internacional que condenaba al Gobierno de Yucatán a pagar más de 600 millones de pesos como indemnización, y otra a nivel nacional, que hablaba de una sentencia de 130 millones de pesos; más 62 millones de pesos que la administración estatal tenía que regresar, de un fideicomiso que la empresa había depositado.

“Con esas sentencias ya dictadas entramos a este gobierno, por lo que durante una plática con el presidente Andrés Manuel le expuse este problema, ya que representaba un grave gasto para la entidad, por lo que, después de muchas platicas, se acordó que el Imss continuara estos trabajos, institución que fue la pieza clave para resolver este conflicto”, aseveró.

La cancelación del Proyecto de Prestación de Servicios (PPS) ocasionó que la empresa encargada demandara al Ejecutivo por no cumplir con el convenio; se generaron dos sentencias por 730 millones de pesos.

El mandatario estatal detalló que este convenio consiste en que el Ejecutivo ceda estos terrenos al IMSS para que puedan construir un hospital de 30 camas, y que el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) pueda crear una clínica de rehabilitación regional.

“Posteriormente, lo que hará el Gobierno de Yucatán es devolver a la empresa el fideicomiso de 62 millones de pesos, pero la buena noticia es que desistieron de la demanda que interpusieron contra la administración, por lo que no tendremos que pagar ni los 600 ni los 130 millones de indemnización”, expuso.

Vila Dosal agregó que en breve se hará la licitación para que, a finales del año o principios del próximo, se dé continuidad a estas obras, ya que lo más importante es que este hospital se va a concluir y con ello tener resuelto este tema antes de que finalice su administración.

Por ello agradeció el apoyo e interés demostrado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, el IMSS y el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), pues gracias a esta apertura para el diálogo y trabajo en equipo se podrá continuar con este proyecto hospitalario en la región sur del estado, lo que, además de acercar los servicios de salud a los municipios de la zona, también contribuirá a disminuir la saturación de los hospitales en Mérida.

Asimismo, recalcó que cuando empezó esta administración también había otro hospital que presentaba problemas, el de Tekax, que si bien estaba concluido, no tenía personal para que funcionara, por lo que a través de un acuerdo con el Insabi éste ya está operando al 80% y próximamente estará funcionado al 100 por ciento.

Por su parte, el titular del Instituto, Zoé Robledo Aburto, reconoció la disposición y apertura del gobernador Mauricio Vila Dosal para buscar soluciones conjuntas que permitan ofrecer a los yucatecos mejores servicios de salud.

Vila Dosal resaltó este proyecto hospitalario en la región sur del estado, además de acercar los servicios de salud a los municipios de la zona, también contribuirá a disminuir la saturación de los hospitales en Mérida.

“La voluntad y confianza nos llevó a la firma de este convenio. Estaremos realizando los estudios para hacer de éste un proyecto eficiente para que en breve se ponga en funciones en favor de la gente del sur el estado”, informó el funcionario federal.

En la firma del convenio de colaboración también estuvieron presentes la alcaldesa de Ticul, Ana Laura Soberanis Yerves, directivos del IMSS, presidentes municipales de demarcaciones de la región sur del estado, así como dirigentes de cámaras empresariales y de centrales obreras.

Texto: Georgina Bacelis

Fotos: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *