Biden amplía la cobertura sanitaria, tras años de restricciones de Trump

El presidente demócrata ayuda a millones de estadunidenses a acceder a salud y elimina obstáculos al aborto

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, decretó ayer jueves varias medidas para ayudar a acceder a la salud a millones de estadounidenses sin seguro médico y eliminar los obstáculos a la financiación de grupos que practican o asesoran sobre el aborto en el extranjero.

En declaraciones a la prensa en la Casa Blanca, Biden anunció que el objetivo de sus decretos es “deshacer el daño que hizo” su antecesor, Donald Trump.

“No estoy iniciando nada nuevo, no se trata de ningún nuevo aspecto de la ley. Esto sirve para volver a la situación anterior” al Gobierno de Trump, aseguró Biden, quien como vicepresidente de Barack Obama (2009-2017) ayudó a diseñar las políticas sanitarias que luego intentó desmantelar el ya expresidente.

Trump hizo todo lo posible para abolir la reforma sanitaria de Obama con ayuda de los republicanos del Congreso, quienes desde su aprobación en 2010 votaron más de 70 veces para anularla, en gestos simbólicos que no lograron acabar con la ley, pero sí la debilitaron.

Para revertir esos daños, la primera decisión que tomó Biden el jueves fue poner facilidades para que puedan acceder a un seguro médico quienes lo han perdido durante la pandemia por haberse quedado sin empleo y también quienes nunca han tenido un seguro y ahora desean adquirirlo.

Con la medida de Biden, los estadounidenses tendrán tres meses -entre el 15 de febrero y el 15 de mayo- para comprar sus seguros a través de la web HealthCare.gov, el portal del Gobierno federal creado al amparo de la reforma de Obama y que permite acceder a seguros a un coste menor que en el mercado normal.

La Casa Blanca rechazó dar una cifra sobre el número de posibles beneficiarios; pero, según datos de la organización sin ánimo de lucro Kaiser Family Foundation, unos 16 millones de personas podrían reunir los requisitos para aprovecharse de la medida de Biden.

En EE.UU., donde la salud no es un derecho, más de la mitad de los estadounidenses acceden a la asistencia sanitaria a través de su empleo, de manera que quienes no pueden conseguir un seguro a través de sus trabajos, corren el riesgo de contraer enormes deudas para pagar sus gastos médicos.

La reforma sanitaria de Obama, conocida popularmente como “Obamacare”, intentó cambiar el sistema para permitir que los estadounidenses accedieran a la salud sin tener que endeudarse y, además, prohibió que las aseguradoras denegaran sus servicios o cobraran más a alguien por tener algún tipo de enfermedad previa.

La acción de Biden tiene una especial importancia después de que este jueves se detectara por primera vez en EE.UU. una variante de la covid-19 identificada inicialmente en Sudáfrica y que se propaga más rápido, pero no causa una enfermedad más severa.

Por último, el mandatario firmó un decreto para revertir una orden de Trump y volver a permitir el uso de fondos del Gobierno para subvencionar a grupos que practiquen o asesoren sobre el aborto en el extranjero.

La concesión o no de fondos gubernamentales estadounidenses a los grupos pro aborto en el exterior ha sido un asunto contencioso en las últimas Administraciones, que los han autorizado durante mandatos demócratas y prohibido durante los republicanos.

Texto y foto: EFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *