Biden no se proclama ganador, pero augura que logrará una victoria clara

El candidato demócrata a la Presidencia de EE.UU. reconoce que todavía no es el triunfador de los comicios, pero asegura que los números indican que tendrá un gane convincente

El resultado electoral en Estados Unidos se define voto a voto. A esta hora, la elección se juega en Pensilvania, donde Joe Biden ha dado la vuelta y aventaja a Donald Trump por casi 29,000 sufragios, con el 96% escrutado. El demócrata ha comparecido a filo de las once de la noche en la Costa Este para dirigir un discurso en clave presidencial en el que se ha mostrado convencido de que llegará a la Casa Blanca. “Los números son claros. Vamos a ganar esta carrera. Con 74 millones de votos, que es más de lo que cualquier presidente obtuvo en la historia de Estados Unidos”, ha manifestado. Con tono sosegado, ha lanzado también un mensaje tranquilizador. “Sus votos serán contados. La gente será escuchada”, ha prometido. Al mismo tiempo, ha vuelto a apelar a la unidad al asegurar que su responsabilidad como presidente “será representar a toda la nación”.

Biden decidió dar este mensaje tras ampliar su ventaja en Pensilvania, donde los 20 electores que otorga este Estado le serían suficientes para lograr los 270 que necesita para ganar la presidencia. La cuenta sigue abierta en otros tres Estados clave. En Georgia, Biden toma distancias con una diferencia de más de 4,000 votos, menos de medio punto. Un margen es tan estrecho que las autoridades están obligadas por ley a recontar los votos.

En Arizona y Nevada, donde el demócrata también va por delante, la cuenta avanza con más lentitud. El presidente, en cambio, no ha aparcado su actitud defensiva. Primero acusó sin pruebas a Biden de intentar “robar” las elecciones con el conteo de lo que consideró “votos ilegales”. Antes de la comparecencia de su contrincante se limitó a decir que “no debería reclamar injustamente el cargo de presidente” y que él podría hacer lo mismo. “¡Los procedimientos legales acaban de empezar!”, lanzó desde su cuenta de Twitter. El republicano pidió al Tribunal Supremo que intervenga.

Nueva York ya empieza a festejar la derrota de Trump

Nueva York, la ciudad que vio nacer a Donald Trump y donde forjó su fortuna, empezó ayer viernes a celebrar la derrota electoral del presidente incluso antes de anunciarse un ganador de las elecciones y a pesar de que el conteo de votos aun continuaba.

Cientos de jóvenes se congregaron en la céntrica plaza de Washington Square Park, donde celebraron la posible salida del mandatario de la Casa Blanca bailando y cantando al ritmo del “Na Na Hey Hey Kiss Him Goodbye” del grupo Stema, a la vez que vitoreaban “Fuck Donald Trump” (Que le jodan a Donald Trump) y “Get out, get out” (lárgate).

Los neoyorquinos expresaban así su alegría por la previsible victoria del demócrata Joe Biden, que cada día está más cerca de una victoria electoral muy ajustada y que ha mantenido en tensión a EE.UU. desde que se celebraran los comicios el pasado martes.

En el colorido festejo se vieron carteles luminosos con el nombre de Biden, mensajes contra el actual presidente como “Dump Trump” (Trump a la basura) o consignas en favor de la democracia como “Democracy is sexy” (La democracia es sexy), además de numerosas banderas multicolor que representan a la comunidad LGTB.

Los manifestantes también corearon el “We are the champions” de Queen, a la vez que ondeaban carteles con el mensaje “Blue wave” (Oleada azul), en referencia a la marea de demócratas, cuyo color es el azul, que han acudido a las urnas para apoyar a Biden.

“De manera colectiva hemos derrocado a un tirano”, decía megáfono en mano en el Washington Square Park una de las organizadoras del evento, que también estuvo amenizado por diferentes instrumentos de percusión.

“Quiero que sepan que esta noche estamos de fiesta, pero mañana seguiremos luchando”, aseveró.

La congregación después se convirtió en una marcha por las calles de Manhattan, y aunque los cientos de jóvenes estaban flanqueados por una importante presencia policial, poco más de tres horas después de iniciarse, la manifestación se dispersó sin que se produjera ningún incidente con las fuerzas de seguridad, a diferencia de lo ocurrido las últimas dos noches en Nueva York.

Según cifras de la policía, la noche del miércoles se arrestaron un total de 50 personas en otra protesta en contra de Trump después de que la policía acorralara en varias ocasiones a los manifestantes, que estaban ocupando la calzada, mientras que el jueves detuvieron a otros 19 en una marcha convocada por el movimiento Black Lives Matter, que fue mayoritariamente pacífica.

Ayer viernes, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, defendió la actuación de la policía de la ciudad después de que, de nuevo, el cuerpo fuera acusado de utilizar fuerza excesiva.

“Hay pruebas de que un pequeño número de personas no estaban ahí con propósitos pacíficos, y generalmente han sido las personas arrestadas. No es aceptable que alguien quiera provocar violencia, ya sea a personas o propiedades”, afirmó el alcalde.

El candidato demócrata a la Presidencia de EE.UU., Joe Biden, contó con los votos de las mujeres, los negros, los latinos y los jóvenes, mientras que el republicano Donald Trump ganó el sufragio de los adultos mayores, los blancos y los evangélicos y cristianos.

Texto: Agencias
Infografía: Efe

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *