Brady y Mahomes lideran a sus equipos al Super Bowl

Tom Brady, quien disputará su séptima gran final en la NFL, va por su séptimo anillo; Kansas City busca ser el primer bicampeón desde los Patriotas

Los Bucaneros de Tampa Bay, comandados por Tom Brady, derrotaron este domingo a los Green Bay Packers por 31-26 y se convirtieron en el primer equipo en la historia de la NFL que jugará en su propia cancha el Super Bowl.

A sus 43 años, Brady jugará su décimo Super Bowl agrandó su leyenda con una espectacular actuación en la final de la Conferencia Nacional en el estadio Lambeau Field de los Empacadores de Aaron Rodgers.

Los Buccaneers arrancaron potentes, presionaron a Rodgers y estuvieron acertados en la zona de anotación. Tampa Bay acumuló tres touchdowns y frenó a los Packers a apenas 10 puntos, una dura presión para Matt LaFleur,  entrenador de los de verde y amarillo, pero de nada sirvió una pérdida de ovoide para arrancar el tercer cuarto y que extendió la ventaja.

Para la segunda parte, la defensiva empacadora ajustó y mejoró mucho, tanto que interceptó tres veces a Brady, pero por cada error del veterano quarterback, la defensiva le quitaba las oportunidades a Aaron Rodgers, para amarrar el campeonato de la Conferencia Nacional, primero para el veterano quarterback, nueve veces ganador en la Americana.

Noche de récords

El quarterback estelar se convirtió en el líder histórico de Tampa Bay en pases de anotación durante la postemporada. El exjugador de los Pats solo necesitó 10 cuartos para romper un récord de franquicia de los Bucaneros en el encuentro por el Campeonato de la Conferencia Nacional.

Tom es el tercer quarterback en la historia que clasifica con franquicias distintas al Super Bowl. De este modo se unió a Kurt Warner, Peyton Manning y Craig Morton.

También, la leyenda de la NFL se unió al selecto grupo de deportistas norteamericanos que alcanzaron diez finales en los últimos 30 años.

El histórico mariscal de campo conquistó el título en seis ocasiones (2001, 2003, 2004, 2014, 2016 y 2018) y cayó en tres más (2007, 2011 y 2017).

Kansas, con paso feroz

Los Jefes de Kansas City siguen imparables en su camino al bicampeonato y derrotaron a Buffalo 38-24  para ser los rivales de los Bucaneros de Tampa Bay.

Kansas City dominó por aire a los Bills con una gran dupla como Tyreek Hill y Travis Kelce que ambos superaron las 100 yardas.

Patrick Mahomes lanzó para 325 yardas con tres anotaciones y al parecer no quedaron secuelas del golpe que recibió en el partido anterior ante los Cafés de Cleveland.

El egresado de Texas Tech conectó con Mecole Hardman y Travis Kelce (2) en las diagonales. Por la vía terrestre aparecieron Darrel Williams y Clyde Edwards-Helaire con sendos touchdowns que dieron forma a la paliza en el Arrowhead Stadium, que vibró con el pase al súper domingo.

Por su parte, los Bills no pudieron aprovechar un gran inicio en el que se fueron adelante 9-0 gracias a un gol de campo de Tyler Bass y un pase de touchdown capturado por Dawson  Knox a pase de Josh Allen. Curiosamente el pateador fue el más destacado con cuatro intentos efectivos.

Allen se quedó corto en su intento, pese a que añadió otro envío de seis puntos para Isaiah McKenzie. Al final los errores le pesaron y Kansas City agotó el reloj para certificar su pase.

Después de una larga temporada con instalaciones cerradas por resultados positivos, juegos aplazados, cambio en los horarios y con un calendario muy estrecho, la NFL podrá llevar a cabo el Super Bowl a pesar de la pandemia por el coronavirus.

Texto y foto: EFE / Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *