Brasil despide a víctimas de tiroteo en escuela

El día de hoy amigos, familiares y compañeros de las víctimas de la matanza en una escuela de Brasil se abrazaron, lloraron y rezaron, en un velorio colectivo en un suburbio de Sao Paulo.

Los atacantes Guilherme Taucci Monteiro, de 17 años y Henrique de Castro, de 25 abatieron a tiros al dueño de una concesionaria de autos cercana a la escuela.  Asimismo ambos individuos entraron a una escuela pública que comprende los grados desde kinder hasta secundaria.

El ataque fue captado parcialmente por cámaras de seguridad instaladas en la entrada de la escuela.

En las imágenes captadas por las cámaras de vigilancia se ve a  Monteiro entrar y disparar a varias personas en la cabeza cuando intentaban huir. Momentos después De Castro entra y golpea a los heridos con un hacha y a los estudiantes que corren; las crudas escenas también muestran a  De Castro arma su arco y avanza dentro de la escuela.

El saldo del ataque fue de siete víctimas en la escuela; cinco estudiantes, una maestra y un administrador escolar. Mientras que nueve más resultaron heridas, de las cuales siete siguen hospitalizadas.

“No pude dormir. Tengo dos hijos en la escuela y tienen más o menos la edad de las víctimas”, dijo Wanda Augusta, un ama de casa de 46 años en el velorio.

“Si hubiéramos podido identificar las dificultades de estos chicos”,  declaró el secretario de Educación estatal Rossieli Soares, quien asistió al  velorio realizado en una arena de vóleibol. “Es un problema en nuestra sociedad”.

La policía todavía intenta entender el móvil de los asesinos por lo que incautó las computadoras y cuadernos de las casas de los agresores, quienes según las informaciones, eran vecinos  y vivían a menos de un kilómetro de la escuela.

Según Tv Globo, los agresores habían planeado el crimen durante un año e investigaban en internet las matanzas ocurridas en escuelas de Estados Unidos. En específico la matanza de Columbine sucedida en 1999.

Texto y foto: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *