Bullying + foráneofobia

René Emir Buenfil Viera
psicrenebuenfil@gmail.com

Muchas mamás y papás de niñas, niños y adolescentes (NNA) que vivieron violencia escolar pueden pensar “ahora que no está cara a cara con sus compañeros(as), no debe haber problema”, pero se les olvida el acoso cibernético que ya existía antes de la pandemia, pero que por ahora es la única manera de seguir violentando a distancia, así que el cyberbullying está creciendo de manera alarmante, y muchas o NNA se lo están callando porque están tan acostumbrados (as) a que no pasa nada, a que el problema no se resuelva, a que la violencia escolar continúe por años, que se resignan en silencio a seguirla viviendo, sin esperanzas de que maestros (as) o autoridades escolares hagan algo contundente para erradicar la violencia escolar de sus colegios, ya que muchas veces ni siquiera la ven, no se dan cuenta, o la minimizan como “cosas de chamacos(as)”.

En Mérida (no sé si en todo Yucatán) a la violencia escolar se le suma el fenómeno local de la foráneofobia, que las NNA aprenden de sus mamás, papás y demás adultos (as) a cargo, por la cual, todo lo malo que pasa en la ciudad es culpa de la gente de fuera, y queremos que se regresen por donde vinieron, es decir, no pertenecen aquí. Imagínate ser un (a) estudiante y no sentirte bienvenido (a) ni integrado (a) en tu salón de clases, pudiera ser que no te golpeen todos los días, pero te ignoran, hacen como que no existes y se niegan a llevarse contigo por venir de otra ciudad, se burlan de tu manera de hablar cada vez que participas hasta que de plano dejas de alzar la mano para decir tus opiniones, comes solo (a) en el recreo y quizá alcances a hacer alguna amistad, claro está, con otras personas foráneas. ¿Qué pasa con estos (as) alumnos (as)? Disminuyen su rendimiento académico ya que, en un currículum basado en competencias, no están adquiriendo las competencias educativas de trabajo en equipo y colaboración, que a la hora de buscar trabajo se les conoce como habilidades blandas o soft skills, muy  por reclutadores (as). ¿Qué podemos hacer? Seguir platicando con nuestras NNA, seguir indagando, hacer preguntas con curiosidad genuina acerca del ambiente escolar y qué opina tu hijo (a) sobre el actuar de sus compañeros (as), maestros (as) y el suyo propio, y expresar nuestras opiniones adultas sin juzgar, alentando y generando confianza para que nos quieran contar cuando sufren, se sienten rechazados (as) o tienen un grave problema que no saben cómo resolver, y si sientes que algo pasa, pero no te quieren contar, tráelo (a) a terapia, igual y necesita alguien externo a quien contarle primero para atreverse a dar el paso y platicarlo contigo, no sientas que te está haciendo a un lado, pero tal vez tiene miedo de que le regañes o que no le entiendas del todo, a veces es necesario ensayar con otras personas para luego poder abrirse con quienes más quieres, hazle caso a tu intuición, si ves algo raro con tu NNA, puede que le estén bulleando y necesite ayuda.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *