Buscando al mejor: Constancia, Parte I

Por Arturo Platas
arturoplatas83@gmail.com.

Si bien no existe una manera cuantificable de medir al “mejor” entrenador, podemos dejar claro unos parámetros que lo hagan menos difícil de encontrar. Esto aplica bajo mis ojos y entiendo que existan diferencias. Centraré mis ejemplos en el fútbol, pero creo que las siguientes clasificaciones no se limitan solamente a dicha disciplina. Esto será parte de una serie de columnas, por lo que hoy les traigo la Parte I.

Calidad en la obtención de títulos: La manera más clara de determinar, en su momento, qué seleccionador tendrá un lugar en la historia, es sin duda alguna su manera de entregar planteamientos sólidos y un estilo marcado de juego semana tras semana. Esta parte puede ser gestionada con base en los “títulos” que gana el director en cuestión, sin embargo, yo opto por poner los títulos en un plano secundario, ya que existen claros ejemplos donde se dependió de una táctica “temporal” y equipos que jugaban horrible, ganaron Champions League y hasta Copas del Mundo. El mérito existe, pero no es ni la mitad de trascendental cuando se gana de dicha forma.

Jürgen Klopp (5 títulos), Marco Silva (2 títulos), o Nuno Espírito Santo (ningún título en 1ra división) son entrenadores que, en papel, no se les contrataría si se les evaluara por relación años trabajados/títulos obtenidos. Hay que observar una trayectoria para poder opinar de la misma. Hoy en día son 3 entrenadores en la Premier League que le dieron una vuelta de 180 grados a sus clubes, pero eso se refleja dentro del vestidor y es un cambio que tiene resonancia en el futúro. En conclusción, hay que interpretar los números para buscar al mejor.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *