Cada día es un reto “No importa el nivel socioeconómico o la edad”

Paulina Aguayo Herrera tiene 29 años, es licenciada en Diseño de Interiores y su camino como empresaria de servicios no ha sido nada fácil, sin embargo, cada día es un reto para impulsar su despacho creativo “Spaco49”. “La verdad que ha sido un poco de incertidumbre, el miedo siempre aparece, pero me atreví”, compartió.

Spaco49 es una firma que se caracteriza por entender el estilo de vida y aspiraciones de cada cliente, brindando mejor respuesta y servicio a proyectos corporativos, comerciales, de hospitalidad y espacios residenciales excepcionales.

Todo inició como una idea, comentó, por lo que se empleó para adquirir experiencia laboral y relaciones con las personas, para luego independizarse ofreciendo hoy servicios de diseño interior, consultoría y supervisión de obra.

¿Cómo es que decides independizarte?

—Siempre quise tener mi propio despacho, siempre me vi con una empresa. Creo que todos decimos lo mismo, pero me gusta mucho la relación con la gente, crear, hacer ambientes y darle personalidad a los espacios.

¿Ha sido difícil?

—La verdad que ha sido un poco de incertidumbre, el miedo siempre aparece, pero me atreví y emprender es crear, y como diseñadora de interiores lo veo como fortaleza y cada día es un reto.

¿Este campo es muy demandado?

—Actualmente sí. La carrera es prácticamente nueva, sobre todo en la ciudad de Mérida, pero debido al éxito que ha tenido, ya vienen varias generaciones y sí hay mucha competencia laboral. Mérida está creciendo, es una oportunidad que tenemos nosotros para poder efectuar nuestro servicio.

Si pudieras regresar el tiempo, ¿qué consejo te darías?

—Paciencia, todo a su tiempo, el éxito no es inmediato. A pesar de los errores, siempre es un aprendizaje.

¿Qué tan importante son las relaciones en el emprendedurismo?

—Como mi trabajo es directamente con las personas no es nada fácil que te abran las puertas de su casa, que te platiquen sus gustos, la personalidad, realmente en cuanto a las relaciones es poder darle confianza al cliente y que vas a realizar lo que ellos esperan de ti.
¿Ser joven ha sido una barrera para abrirte camino?

—Sí, la gente me ve y me dice: eres una estudiante, y les digo: no. Sí se quedan preocupados por la falta de experiencia, vamos a llamarle así, pero realmente me han dado la oportunidad. Creo que tienen que ver las ideas frescas, pero lo más importante, el servicio que se ofrece es diferente. Eso es importante.

¿Qué consejo le darías a las y los jóvenes que tienen una idea, pero no la han llevado a cabo?

—Que se atrevan a hacerlo, vale mucho la pena. No importa el nivel socioeconómico, ni la edad, que lo intenten y sobretodo que no dejen de creer en sí mismos.

¿Qué dice la familia?

—Muy orgullosa. Realmente ella fue la pilar más fuerte para mi decisión. Cuando el miedo y los pensamientos negativos aparecieron ella siempre estuvo, estaba ahí para apoyarme.

¿Cómo te ves en los próximos dos años?

—Echándole ganas, trabajando el doble, porque realmente los que decidimos emprender trabajamos más tiempo, me veo con un crecimiento, debido a todas las buenas referencias que he tenido con los clientes y me veo disfrutando cada proyecto.

Texto: Jesús Gómez
Fotos: Redacción

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *