Calles de Mérida lucen vacías, tras las medidas de restricción a la movilidad

Después de las 3 de la tarde en los alrededores del mercado se observa poca afluencia de gente y escaso movimiento en comercios.

Las calles de la capital yucateca lucen vacías después de las 3 de la tarde en los alrededores del mercado grande, propiamente el panorama es similar al de un domingo, pues los comercios que se mantienen abiertos tienen poco movimiento.

Todo esto ha contribuido a que después de que en días pasados se reportaron en un día 34 decesos a causa de COVID-19, ayer martes 21 la Secretaría de Salud estatal informara que fueron 19 los fallecimientos ocurridos en la jornada en la que a nivel estatal se reportaron 101 nuevos contagios.

Las medidas de restricción a la movilidad han tenido una buena aceptación por parte de la ciudadanía, a pesar de que los efectos económicos son muy fuertes, ya que ante la poca afluencia de personas numerosos comercios han visto descender abruptamente sus ventas y muchos están a un paso de tomar la decisión de bajar las cortinas.

Los inspectores del Instituto de Movilidad, Desarrollo Urbano y Territorial (Imdut), van y vienen continuamente por los paraderos del centro de la ciudad, donde están al pendiente de que se estén cumpliendo las medidas y protocolos sanitarios, lo que incluye tanto vigilar que en los camiones se respete la capacidad máxima autorizada, que entre los usuarios se conserve la distancia al hacer fila y que utilicen de manera adecuada el cubrebocas.

Desde que inició la reactivación económica el pasado 6 de junio son ya 153 los vehículos de transporte público que han sido sancionados por no respetar el decreto en el que se establece el número máximo que deben llevar a fin de evitar la posibilidad de contagios.

Para el caso de taxis y vehículos contratados por plataformas tecnológicas, la mencionada capacidad es de un pasajero en la parte posterior y de un máximo de dos si se les lleva a recibir atención médica. Al momento son 74 los vehículos de estas características que han sido detenidos por no acatar la disposición al igual que 30 taxis.

En el listado se encuentran también 31 camionetas colectivas, 30 mototaxis y 5 autobuses convencionales.

Por su parte inspectores de la Secretaría de Salud han clausurado en estos días 60 negocios por no cumplir con las medidas sanitarias, horarios y días acordados para su funcionamiento, así como por la falta de permisos o autorizaciones correspondientes.

En total, se han llevado a cabo 14,230 inspecciones y la reciente clausura de 5 giros comerciales, entre ellos una planta de agua purificadora, un restaurante, una tienda de pinturas, una casa de empeños y una tienda de motores y sistemas eléctricos, todos ubicados en la capital del estado.

Para cuidar la salud de la ciudadanía y evitar posibles contagios, se requiere evaluar el funcionamiento de los mercados, donde los comerciantes compran sus productos al mayoreo, como la Central de Abastos o la Casa del Pueblo.

Al respecto, don Eulogio Ojeda, quien desde hace 24 años vende sus frutas en la Avenida Cupules, comenta que antes era posible acudir a comprar a la Central de Abasto a cualquier hora de la madrugada, pero ahora que las actividades inician poco después de las cinco de la mañana, los comerciantes se aglomeran a esa hora para adquirir sus mercancías y llevárselas a su punto de venta, que por costumbre abren antes de las seis de la mañana. “El riesgo de contagios es grande”, advierte el entrevistado quien recalca que lo mismo ocurre en los paraderos.

Por su parte, la señora Mariflor Martínez consideró que sí están dando resultados estas medidas, pues poco a poco la gente toma más conciencia de actuar con responsabilidad; “sin embargo, aún hay gente que se molesta cuando llega sin cubrebocas y se les niega la atención, y también cuando se les pide que lo usen bien, ya que muchos lo traen en el cuello y la cabeza.

Texto y foto: Manuel Pool

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *