¿Cancún con petróleo?

Por Jonathan Ruiz Torre

El sargazo que cubrió sus blancas playas escandalizó a los pobladores por el riesgo de que ahuyente turistas. ¿Qué pasaría si un pequeño derrame petrolero manchara Cancún?
México no produce petróleo en esa región. La actividad de hidrocarburos más cercana está en Campeche, a unos 500 kilómetros y ya del lado del Golfo.

Es difícil que una desafortunada mancha petróleo llegue de México, pero ¿qué hay de Cuba?

Esta nación que abrió a las empresas privadas la inversión en la explotación de sus reservas de crudo acentuará la promoción de bloques petroleros ubicados incluso a menos de 50 kilómetros del Hyatt, del Krystal o del hotel Panama Jack.

Atención, la industria petrolera no tiene que ser sucia. Con las reglas adecuadas y el seguimiento debido de las autoridades, las empresas pueden trabajar sin dañar el ambiente.

En Estados Unidos había todo lo anterior al menos hasta antes de los días del presidente Donald Trump, quien hace grandes esfuerzos por desregular las industrias extractivas.

Aún con eso, está en la historia el desastre de BP cerca de las costas del Golfo de México, luego de que la plataforma Deepwater Horizon estallara en 2010, durante la presidencia de Barack Obama.

En México pareció bastar la simple duda para posponer en Yucatán la única licitación marina de la Comisión Nacional de Hidrocarburos que pretende descubrir recursos debajo de una tremenda roca salina ubicado cerca de la isla de Alacranes, un santuario de peces ubicado a 80 kilómetros de la costa yucateca.

Mientras andamos en eso acá, Cuba está en marcha. Empresas como la pequeña petrolera australiana Melbana Energy ya tiene actividades al norte de la isla, luego de un convenio con el gobierno —ahora encabezado por Miguel Díaz Canel— para compartir utilidades, en un ánimo parecido al de las licitaciones mexicanas.

Lo que se aproxima es el evento de tres días que iniciará el 4 de diciembre en el Meliá Cohiba Hotel de La Habana. Es la segunda versión del encuentro llamado Cuba Energy Oil and Gas organizado por la empresa inglesa Global Event Partners, apoyada por la paraestatal Cupet Unión Cuba Petróleo.

Durante su versión del año pasado, este congreso recibió a unos 260 individuos de naciones como el Reino Unido, Estados Unidos, Canadá y China. Una cuarta parte de ellos, directivos o dueños de empresa, lo que habla del interés sobre un negocio que podría dar una mayor viabilidad a la economía cubana.

Lo relevante para el próximo gobierno del presidente electo Andrés Manuel López Obrador es entablar cuanto antes una relación que permita vigilar que todo lo que motive el progreso cubano, tenga una buena relación con lo que sirve a los mexicanos.

Debe estar considerado, pues a la letra el Proyecto de Nación 2018 2024 de AMLO reza: “Se otorgará particular atención a la relación con Cuba, con quien se tienen lazos históricos y fraternales que deben reflejarse en una más intensa relación bilateral”. Observemos.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *