Capilla de la Ermita, un atractivo para visitar

La construcción de este templo religioso data del año 1697. Se relaciona con la leyenda de la Virgen del Pilar y es más antigua que la iglesia de San Francisco de Asís, del siglo XVIII

La capilla de la ermita de Oxkutzcab, construida en la parte alta del cerro que rodea la ciudad, fue construida antes que la iglesia principal de la población de San Francisco de Asís. Su construcción se remonta al año 1697, por orden del almirante y encomendero Enrique Dávila Pacheco. En una de las entradas principales para ascender hasta la capilla de la Ermita se construyó un arco que en su parte medular más alta emerge una cruz de piedra, en cada extremo del arco se pueden observar dos decorados de estilo gótico, de influencia árabe y romano.

La capilla de la Ermita se relaciona con la leyenda de la Virgen del Pilar, que surge del descubrimiento de una hermosa y misteriosa dama que se le veía entrando a la gruta que está a casi 100 metros de distancia de donde se construyó la capilla.

Otra historia diferente también es contada en la comunidad, se dice que a la virgen se le veía salir de la gruta de la Ermita y se dirigía en la Iglesia San Francisco de Asís, que se ubica en el centro de la población, para orar por una capilla y que regresaba en la gruta, aunque datos históricos contradicen esto ya que la construcción de la capilla de la Ermita data del siglo XVII y la construcción de la Iglesia San Francisco de Asís es del siglo XVIII.

Aunque dichos datos no indican que los servicios religiosos no se realizaban en la iglesia principal, se considera que la construcción de la iglesia Principal de la población se realizó por etapas.

Por otra parte, el inicio de la colonización de Oxkutzcab se remonta al año 1547 por los franciscanos Luis de Villalpando y Melchor de Benavente, el gobernante maya de Oxkutzcab en ese tiempo era Francisco Pacab, un descendiente del linaje de los Xiu. La Virgen del Pilar es venerada y su altar está en la capilla de la Ermita.

Texto y foto: Bernardino Paz Celis

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *