Carnaval Modelista: 8 décadas de llevar alegría y diversión

Como es costumbre desde hace más de 80 años, la comunidad modelista se reunió ayer domingo para disfrutar de su festival precarnavalesco en donde el ingenio de los participantes estuvo a la orden del día.

En esta edición, los organizadores decidieron que los pequeños del Jardín de Niños “Lucrecia Rivas” portaran atuendos alusivos a la apicultura en el caso de maternal, mientras que los pequeños de los tres grados siguientes con sus disfraces representaron actividades productivas como la ganadería, agricultura y pesca, pero no faltaron los jóvenes que se disfrazaron de despachadores de gasolina y algunos otros de huachicoleros, que recorrieron alegremente los pasillos del plantel.

Desde las 10 de la mañana comenzaron las actividades en las que participaron alumnos de preescolar, primaria, secundaria y preparatoria, que fueron presididas por el director de Educación Básica de la Escuela Modelo, Ariel Avilés Marín, y el rector de la Universidad Modelo, Carlos Sauri Duch.

El director de la preparatoria de la institución, Oswaldo Avilés Rosado, coronó a la reina Dayana I , mientras que a la presidenta de la Asociación de Padres de Familia, Xiomara Peniche Pinto, le correspondió hacer lo propio con el soberano Mateo I.

En el acto protocolario, el presidente del Consejo de Administración, Mario Sosa Rincón, destacó que el evento fomenta los valores y la sana convivencia, por lo que se hicieron votos porque el festival pre carnavalesco nunca se deje de organizar.

Al respecto, Avilés Marín, que también es consejero de la Escuela Modelo, recordó que por el cambio de sede del carnaval de Mérida desde hace unos años se adelanta la celebración de este gustado evento, que ayer congregó a más de dos mil personas en las instalaciones ubicadas en el Paseo Montejo.

La música y el ambiente eran de primera cuando inició la participación de los 12 grupos de comparsas cuyos integrantes dieron “el extra” para complacer al público, que con sus aplausos respondió con creces a ese esfuerzo por agradar de los niños y jóvenes participantes.

Y a ritmo de mambo, merengue y reguetón, por la explanada desfilaron los grupos con chiquitas portando sus coloridos trajes de rumberas, otros lucieron sus habilidades dancísticas enfundados en sus trajes de abejitas o cerditos, esto para corresponder a la propuesta de que los grupos participantes representaran oficios y artes diversos, como apicultores, granjeros y hasta policías y aeromozas.

Texto y foto: Manuel Pool Moguel

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *