Casa Gemela recibe a cientos de visitantes

Una de las propietarias afirma que cumplen sueño de su padre de que sea referente turístico

A una semana de haber abierto sus puertas como museo, una de las Casas Gemelas ubicadas en Paseo de Montejo, con el número 495, ha recibido a cientos de personas, principalmente yucatecos, que tenían curiosidad de conocer lo que había dentro de esta emblemática propiedad, que tiene 100 años de su construcción.

En entrevista para Peninsular Punto Medio, Ana Cristina Barbachano Herrero, una de las propietarias, de este inmueble que esconde un gran enigma, destacó que durante este tiempo ha sido habitada por dos familias, los Cámara Zavala y ahora por los Barbachano Herrero, quienes se mudaron en 1964 a la casa que abre sus puertas por primera vez al público.

Dijo que en cuanto las autoridades lo autoricen, inaugurarán este museo de manera oficial, por lo que han estado recibiendo a grupos pequeños, muchos de ellos con reservaciones, con la finalidad de cumplir con los protocolos y medidas sanitarias.

Relató que esta casa se comenzó a construir en 1906, y se inauguró en 1911, como propiedad de la familia Cámara Zavala, y fue construida por un arquitecto francés, y desde ese entonces mantiene su diseño original en su totalidad.

Recordó que, en los sesentas su padre Fernando Barbachano Gómez Rul la reconstruyó, trabajos que estuvieron a cargo del arquitecto G. Cantón, por lo que estuvo cerrada durante un periodo, y fue hasta 1964 que se mudaron a este ícono de la arquitectura yucateca.

—El objetivo de mi padre es que esta casa fuera un referente turístico para el estado, e incluso para la península de Yucatán, ya que cuenta con una inigualable historia, ya que ha albergado grandes personalidades de la realeza, científicos, literatas y actrices, que incluso vivieron en esta casa —manifestó una de las propietarias.

Luego de que adquirió esta propiedad su padre, varios personajes visitaron esta casa, como el expresidente de los Estados Unidos John F. Kennedy, sus hijos, los príncipes de Mónaco y el príncipe Alejandro von Fürstenberg, por mencionar algunos.

—Esta casa a pesar de que alberga muchos recuerdos y memorias, ha sido el hogar de dos familias, de los Cámara Zavala, y de los Barbachano Herrera, que por primera vez tomamos la decisión de abrir las puertas al pueblo yucateco, para que pueda conocerla y ampliar la visión como se vivía en Yucatán a principios del siglo pasado —aseveró.

Entre los proyectos que tienen a mediano plazo, es que las escuelas visiten este lugar, en el que actualmente vive junto con dos de sus hermanas, en el piso de arriba, el cual no forma parte de este museo.

CUMPLEN PROMESA

Comentó que una de las razones, por las cuales decidieron abrir al público su hogar, se debe a que desde que su padre adquirió esta propiedad, siempre tuvo la inquietud de que se convierta en un referente turístico para el estado, además de que es una promesa que le hicieron a su madre, que el año pasado partió de este mundo.

La entrada general es de 250 pesos, 125 para los locales, 50 pesos para los que tengan credencial Inapam, estudiantes, maestros y niños menores de 12 años, y está abierto de jueves a domingo de 9 de la mañana a 4 de la tarde, también aceptan reservaciones.

Cuentan con 11 guías, quienes dan la explicación en español, inglés, italiano, alemán y maya, este último con reservación, durante este recorrido que dura aproximadamente 20 minutos.

Texto y foto: Georgina Bacelis

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *