Casos de coronavirus superan los 12.3 millones, casi la cuarta parte en EU

Los casos de COVID-19 alcanzaron ayer los 12.3 millones en todo el mundo, de los que casi la cuarta parte se concentran en Estados Unidos que ha superado los 3 millones de contagios, según las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los fallecidos por esta enfermedad pandémica ascienden a 556,335, siendo América el continente donde se han producido más muertes (279,000), seguido de Europa con más de 201,000 decesos.

Las curvas de nuevos contagios siguen en ascenso en América, sur y sureste de Asia y África, mientras que se han estabilizado desde hace varias semanas en el territorio europeo, Oriente Medio y Asia Oriental-Pacífico.

Cuatro de los 10 países del mundo con mayor número de casos (Perú, Chile, México y Brasil) son latinoamericanos, mientras que España ha descendido al noveno lugar y se registra un fuerte ascenso en Sudáfrica, que ocupa la undécima posición con más de 250,000 infecciones.

Los pacientes recuperados, según cifras de las redes nacionales de salud que recopila la OMS, ascienden a 7.4 millones, más del 60 por ciento de los casos registrados.

El número de enfermos graves y en estado crítico sigue como desde hace semanas estabilizado en torno a los 58,000 en todo el planeta, aunque su porcentaje sobre el total de casos activos ha descendido en las últimas semanas del 2 al 1 por ciento.

Trump aparece en público con mascarilla

El presidente de EU, Donald Trump, ayer apareció en público con una mascarilla por primera vez desde el inicio de la pandemia del coronavirus, un gesto que ha despertado una gran expectativa en un momento en el que el país debate si su uso debe hacerse obligatorio.

El presidente utilizó esa protección durante una visita al hospital militar Walter Reed, a las afueras de Washington y donde tenía previsto reunirse con el personal sanitario y militares que están recibiendo allí tratamiento.

Hasta ahora, Trump se había negado a llevar un tapabocas en público y había puesto en duda su eficacia, algo que contradice los consejos de las autoridades sanitarias del país.

La decisión de Trump de llevar una mascarilla llega justo en medio de un debate a nivel local sobre la necesidad de que los gobernadores obliguen a sus ciudadanos a taparse la boca y la nariz para evitar que aumenten aún más los contagios, que están alcanzando niveles récords especialmente en el sur y oeste del país.

Texto y foto: EFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *