Caucel, polo comercial de cada fin de semana

La Comisaria de Caucel es un punto de referencia obligada para quienes gustan de comer platillos regionales y realizar compras de productos frescos del campo, recién cortados de los huertos familiares, tras la explosión demográfica que se dio para el poniente de la capital yucateca.

Pero además, también es un centro religioso como en el antaño lo era para los mayas, ya que alrededor de un montículo de piedras, que en su tiempo fue un templo maya, se erigen las iglesias Católica y de Testigos de Jehová, que por sí solas atraen a miles de pobladores y visitantes cada fin de semana.

Ayer, durante un recorrido de Punto Medio se pudo comprobar que el parque de la comisaría, que queda a la vera de la carretera Mérida-Hunucmá, tramo Mérida-Ucú, es el punto neurálgico de la economía local, pero también del religioso y de entretenimiento.

Además, las oficinas del comisario municipal están abiertas para todos aquellos habitantes que quieran hacer algún trámite y gestiones para apoyo por parte de las autoridades. “Nosotros ofrecemos el servicio de cartas de recomendación, principalmente para que la policía no moleste a los habitantes que salen a trabajar a Ciudad Caucel por los constantes robos que se presentan en las casas-habitación, con ello se identifican como habitantes y vecinos de Caucel y la policía no los trata como criminales”, afirmó Santos Javier Euán, comisario municipal.

Desde que se entra a la comisaria hay cientos de comerciantes establecidos, de todos los giros, pero principalmente de comida y abarrotes. “Nosotros venimos a comer cochinita, lechón al horno o salbutes y panuchos. Lo hacemos cada domingo porque queda cerca y podemos disfrutar de la misa más tarde”, dijo una señora que no quiso dar su nombre y que iba acompañada de su familia, mientras comían en un puesto de panuchos, salbutes y tacos de carne asada, en el costado norte de la iglesia católica, en la calle principal.

También destaca en el recorrido, la venta de jugos y aguas frescas, pozol con coco y cacao para calmar la sed. “La actividad comercial comienza a las 7:00 horas y concluye después de las 14:00 horas, principalmente con la instalación del tianguis en el que podemos encontrar de todo para el hogar, desde artículos para la limpieza hasta mascotas—contó el comisario.

Y es cierto, a simple vista se pueden apreciar lo que se vende, como discos, películas, ropa y calzado (nuevo y usado), plantas de ornatos y flores, así como artículos para el televisor como antenas, controles y pilas.

Llamó la atención que se venden frutas y verduras, así como el espelón, masa y tortillas para elaborar los salbutes –Lleve su espelón desde ahora, la próxima semana ya estará más caro por el Día de Muertos—ofreció una ventera al reportero. La bolsa costaba 20 pesos.

En el caso de la Iglesia católica el servicio religioso es a las 7 y 10 de mañana, así como un tercero a las 12 del día.

Durante el recorrido se realizó el bautizo de por lo menos 10 niños y el padre habló de la importancia de enseñarles al amor a Jesucristo, que la vida es buena si se vive bajo los preceptos religiosos.

La iglesia de Testigos de Jehová ofrece sus servicios a las 9:00 horas y otro a las 18:00 horas. –Tenemos reportes que viene gente a las iglesias de los fraccionamientos cercanos, como Santa Fe y Ciudad Caucel. Los domingos la pasamos bien—afirmó Santos Javier.

En el edificio de la comisaría y Casa Ejidal (están juntos) tiene oficinas el Registro Civil, el mercado y otras dependencias que tienen que ver con la asistencia social a los más pobres.

– Esteban Cruz Obando

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *