Familia crea su propio cenote artificial 

En Yucatán abundan las maravillas naturales a lo largo del extenso territorio, además de sus paisajes selváticos y sus zonas arqueológicas, el estado sobresale por la presencia de numerosos cenotes en toda su superficie.

Ya sean cenotes abiertos o cerrados estos pozos atraen a los visitantes por su belleza y su profunda conexión con los antiguos mayas. Su importancia es tan grande dentro de las tradiciones locales que una familia yucateca decidió crear su propio minicenote en la parte trasera de su hogar
localizada en la zona oriente del estado, Tekom su nombre proviene de la lengua maya y significa “lugar de la hondonada” por ser territorio libre de grandes relieves.
Durante la era prehispánica, esta tierra pertenecían a un señorío maya, mejor conocido como Cupul, aunque no existe evidencia de asentamientos mayas en esta zona, existen vestigios arqueológicos a solo tres kilómetros de distancia
Tekom cuenta con un aproximado de 3,100 habitantes y cuanta con distintos puntos de interés, como la iglesia de San Pedro Apóstol y la iglesia de San Francisco. Y, ahora,  cuenta con un nuevo atractivo, el minicenote K´om Ha, con un precio para poder acceder de únicamente 10 pesos.
Es el hogar de la familia Batún Pat quienes aprovechó el encierro causa de la pandemia de covid-19 para darle un nuevo atractivo a la localidad, Daniel, Héctor, emprendieron este proyecto ecológico para hacerle un hábitat digno a varios
peses de agua dulce, para este proceso, cavaron la tierra blanda, limpiaron las formaciones rocosas del suelo, colocando piedras alrededor y llenaron el hueco con agua cristalina.
A este tipo de cenotes se les denomina “jaltún” en idioma maya, por su traducción en español “oquedad en la piedra”, este mini cenote no solo es un proyecto divertido para los jóvenes, sino un homenaje a sus antepasados y las riquezas donde nacieron.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *