Céntrico negocio continúa laborando a puerta cerrada, pese a medida de Procivy

Vecinos de la zona señalan que la empresa Huacho Martín expone a sus empleados y temen que se genere un brote de COVID-19 en el lugar, pues al parecer solo usan cubrebocas, pero no cuidan su distancia.

Pese a las denuncias anónimas de empleados de “Huacho Martín”, así como de vecinos que han manifestado que la empresa continúa laborando a puertas cerradas, a pesar de que se ha clausurado uno de sus establecimientos, ésta sigue vendiendo mediante encargo, violando las disposiciones del Gobierno del Estado.

Cabe recordar que el pasado 6 de mayo, personal de Protección Civil de Yucatán (Procivy) acudió a clausurar su local ubicado en la calle 58 por 63 y 65, del centro de la ciudad, ya que mantenían a su personal trabajando a puerta cerrada.

Sin embargo, durante un recorrido realizado por el lugar, se constató que aún hay empleados dentro de este establecimiento, quienes surten de mercancía a personas que esperan desde fuera, mientras otro empleado vigila que no pase alguna autoridad.

También se había denunciado que siguen trabajando desde sus bodegas ubicadas en la calle 62 por 43 y 45, del centro de la ciudad, donde entregan encargos e incluso venden mercancía.

Se averiguó que son más de 30 personas que laboran en este almacén, de lunes a sábado de 10 de la mañana a 5 de la tarde.

Vecinos de la zona temen que se genere un brote de COVID-19 en este lugar, y ellos se puedan ver afectados, sobre todo porque la entidad está en el pico de esta pandemia.

Al hacer una visita a este sitio se pudo observar que desde las 9:30 de la mañana los empleados esperan para que este almacén abra, los cuales únicamente portan cubrebocas, por lo que no cuentan con otros accesorios para mayor protección como es el uso de caretas o lentes, incluso no respetan su sana distancia, ya que permanecen en grupos.

Según informaron los vecinos, el espacio donde el personal laboral es reducido, y tampoco se sabe si los dueños están aplicando protocolos de seguridad, o cuentan con insumos como gel antibacterial y desinfectantes, o si están sanitizando las áreas donde éstos laboran.

“Al parecer estas personas están siendo forzadas a ir a trabajar, ya que temen perder su fuente de ingresos, por lo que es lamentable que los dueños de esta empresa jueguen con la salud de su personal”, comentó uno de los vecinos quien decidió mantener su nombre en anonimato.

Dijo que lo más alarmante es que esta empresa ha demostrado que no es responsable de la seguridad de sus empleados, a los cuales están exponiendo a un posible contagio de coronavirus, con tal de no perder a sus clientes y aprovechar esta pandemia para seguir vendiendo.

“Sabemos que están entregando materiales e insumos que sirven para hacer cubrebocas y caretas, razón por la cual no han cerrado sus puertas, ya que tienen mucha demanda”, expresó.

Hasta mediados de mayo, Procivy había clausurado 51 establecimientos que estaban trabajando de manera clandestina, y se tenía un total de más de 800 negocios no esenciales que permanecían cerrados.

Texto: Georgina Bacelis

Foto: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *