China ve signos de terrorismo en las protestas de Hong Kong

La represión policial de las protestas antigubernamentales en Hong Kong del domingo —las cuales se saldaron con 45 personas heridas, dos de ellas de gravedad— provocó una profunda indignación popular. Miles de manifestantes acudieron en masa el lunes durante la tarde al aeropuerto de la ciudad para expresar su rechazo a la violencia de las fuerzas de seguridad, haciendo particular referencia a la chica que a consecuencia del impacto de una pelota de goma en el rostro perdió la visión de un ojo y cuyo pronóstico médico es reservado. Al final de la tarde una mayoría de los asistentes se retiró por su propia voluntad, aunque unos pocos cientos todavía permanecieron en el interior de las terminales.

En respuesta a la sentada de los manifestantes, la autoridad del Aeropuerto Internacional de Hong Kong, uno de los más transitados del mundo, decidió cancelar todos los vuelos a partir de las 4 de la tarde de ayer. “La facturación para los vuelos de salida ha sido suspendida. A excepción de los vuelos que ya han completado la facturación y las llegadas que ya están en dirección a Hong Kong, todos los demás han sido cancelados para hoy”, se anunció en un comunicado público compartido en las últimas horas. Se prevé que el aeropuerto retome su actividad normal hoy a primera.

Las protestas continuaron en el interior del aeropuerto por cuarto día consecutivo, después de que los manifestantes se presentaran allí por primera vez el viernes. La decisión de las autoridades de bloquear el paso a toda persona que no tuviera un billete de avión fue infructuosa y la concentración siguió adelante. Aunque en algún momento de la tarde se temió que la policía pudiera actuar en el interior del recinto, esta posibilidad se descartó cuando la multitud comenzó a vaciar el vestíbulo del aeropuerto.

Signos de terrorismo

En paralelo, el Gobierno chino se refirió ayer a las protestas en Hong Kong con una dureza sin precedentes desde que estalló la crisis. Ve “señales de terrorismo” en las manifestaciones. Se ha pronunciado a través de un comunicado del portavoz de la Oficina para Asuntos de Hong Kong y Macao —la más alta institución política china para las cuestiones de la excolonia—. “En los últimos días, los manifestantes radicales de Hong Kong han atacado en repetidas ocasiones a la policía con herramientas muy peligrosas, lo que constituye un crimen violento muy serio y empieza a mostrar señales de terrorismo”, dijo el portavoz, Yang Guang, en la tercera rueda de prensa en dos semanas, tras 22 años de silencio. Su tono fue estremecedor: ante el caos, “puño de hierro”.

Yang parecía hacer referencia en sus declaraciones al lanzamiento de al menos dos cócteles molotov en las “revueltas” de ayer, uno de los cuales provocó quemaduras en las piernas de un agente. “Este tipo de violenta actividad criminal debe ser combatida con resolución y arreglo a la ley, sin dudas ni piedad”, manifestó.

En su rueda de prensa de la semana pasada, Yang había reafirmado su apoyo al cuerpo policial, exhortándoles a emplearse con más dureza contra los manifestantes y a redoblar su política de arrestos, lo que fue interpretado como un acicate para la violencia con la que las fuerzas de seguridad se emplearon en la tarde del domingo. Los antidisturbios dispararon pelotas de goma a menos de dos metros de los manifestantes apuntando a la cabeza, lo que contraviene las convenciones internacionales.

Texto y foto: Agencias/ EFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *