Ciatej busca reactivar el consumo del pulpo maya en sus diferentes variedades

El coordinador académico del Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño de Jalisco (CIATEJ) sede suresteManuel Ramírez Sucre, informó que en breve iniciará la construcción de una planta piloto de pulpo maya en el Parque Científico, en donde se desarrollarán varios productos con este molusco, con un alto valor agregado, para que a mediano plazo se puedan comercializar en mercados locales, naciones e internacionales.

El académico señaló que esto es parte de un proyecto que ganaron del esquema Fomix (Fondos Mixtos) los cuales son un instrumento que apoya al desarrollo científico y tecnológico, a través de un fideicomiso constituido con las aportaciones de los tres niveles de gobierno.


Destacó que el pulpo es un alimento de gran importancia para el estado, además de que surge de una de las necesidades del sector que se dedica a la captura de esa especie, para que se pueda reactivar esta actividad, sobre todo en medio de esta crisis actual, que ha golpeado a los hombres de mar.

“Estamos en la segunda etapa de este proyecto, que es la construcción de esta planta, en donde desarrollaremos 8 variedades del pulpo maya como es en salmuera, cocido, por trozos, en pibil, relleno negro, escabeche e incluso en salchichas y jamón de pulpo, como parte de los embutidos” manifestó.

El investigador comentó que se han adquirido los equipos que se utilizaran para estos procesos de innovación tecnológica, que tiene como finalidad incrementar su ventaja competitiva en los diversos mercados con productos innovadores y de calidad.

El entrevistado mencionó que iniciarán estos procedimientos con el pulpo vulgaris, que es el más común, y que se capturo con anterioridad, para hacer todas estas variaciones, que además serán muy ricas en nutrientes.

El coordinador académico del Ciatej dio a conocer que recibieron un fondo de 14 millones de pesos, y sólo la planta tiene una inversión de 8 a 10 millones que deberá concluirse este año, para que en el 2022 puedan iniciar con la tercera etapa que sería la comercialización.

Resaltó que la construcción de esta planta debió iniciar desde el año pasado, sin embargo, hubo un retraso en la llegada de los recursos, debido a la pandemia de covid-19, que ha afectado a México, y a todo el mundo.

Ramírez Sucre detalló que en este proyecto participan 15 investigadores de base, más el personal extra que se contratará para la elaboración de estos trabajos.

“Cuando este producto ya este empacado, buscaremos la forma de poder comercializarlo, por lo pronto un usuario del Centro de Investigación e Innovación en Educación Superior (SIIES) se comprometió en trabajar la propiedad intelectual” finalizó.

Textos y fotos: Georgina Bacelis.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *