Columna | Apuntes de fin de año

Por Jhonny Eyder Euán 

La intención era acabar de leer el libro antes de que termine el último día del año. Así, comenzaría 2020 con una nueva historia en mi mochila. Sin embargo, no pude lograrlo. En mi fallido propósito, me encontré con el diario de Carlos Monge McKey, un hombre que fingió su muerte.

Leí apuntes de un par de meses hasta que di con una anotación del 31 de diciembre de un año desconocido. Es una cita de seis líneas que me agradó porque se asemeja a lo que las personas suelen escribir cuando sienten que el año se les va de las manos. Es un texto parecido a lo que escribimos cuando ya damos por perdido la carrera, pero hay que comenzar otra pues el tiempo no pide permiso para avanzar.

El párrafo dice así: “Dentro de unas horas cambiará el año y, con éste, yo también habré cambiado. Llevo varios días pensando en esto. Es una oportunidad y no pienso perderla. Empezará un nuevo ciclo y con éste empezaré yo a ser un nuevo hombre. Un hombre que no hará lo que tenía predestinado, lo que le había sido escrito que hiciera”.

Carlos Monge McKey escribió un buen apunte. Me gustó mucho, por lo que separé la página con un boleto de transporte para anotarlo después en uno de mis cuadernos de citas. Además, el texto lo platiqué durante la cena cuando 2019 agonizaba lentamente.

A lo dicho por Monge puedo agregar que cada vez que el calendario se renueva tenemos grandes oportunidades de reinventarnos y trazarnos nuevas metas y objetivos. Podemos volver a comenzar; pensar en los errores y valorar lo conseguido para motivarnos a más alegrías, triunfos. Con un nuevo año vienen más ocasiones para intentar ser mejores padres, amigos, compañeros, maestros. Podemos ser mejores humanos.

Recibí el Año Nuevo viendo luces estallar en la calle. Estuve junto a mis seres queridos y sólo disfruté lo valioso de ese momento. Son los minutos en los que la nostalgia se hace presente para mostrarnos por última vez lo vivido durante los últimos doce meses. Es una nostalgia breve que impulsa a la máquina que nos hace soñar, algo que nunca debemos dejar de hacer.

Cuando 2020 comenzó anoté un par de cosas en mi diario y brindé por la dicha de seguir vivo. Un nuevo día inició, otros más vendrán y yo seguiré siendo el mismo, uno más que busca trascender.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *