El legado de los Peniche Triay

Óscar Peniche Codwell recuerda que el negocio relacionado con uniformes y bandas de guerra, lo comienza con su padre y ahora lo sigue con su esposa e hijas. Las claves son pasión, trabajo en equipo y honestidad

Óscar Peniche Codwell es abogado, pero le ganó la tradición familiar por el comercio, siempre cuidando los valores de honestidad.

Es tronco de una familia que cuenta con una gran historia en el ámbito comercial, iniciando con el abuelo, Óscar Codwell Anduce que en la década de los años veinte además de tener una tienda de abarrotes, realizaba viajes en sus barco desde su natal Cozumel y hasta Veracruz, comercializando los productos que adquiría en los distintos puertos que incluía la travesía, incluyendo Progreso y Chicxulub.

—Mi abuelo tuvo también un barco con camarotes con el que llevaba pasaje desde Progreso a Veracruz, en donde está la terminal actual de camiones a Progreso estaba su oficina —comentó Óscar quien a una cuadra, justo frente al Parque de San Juan, cuenta con un negocio, de mucha tradición dedicado a todo lo relacionado con los uniformes y las bandas de guerra, “El Artillero”, que recientemente, el pasado 3 de enero, cumplió 55 años de existencia.

—El negocio lo abrí con mi padre, Luis Felipe Peniche Domínguez, en 1966, y en la actualidad lo continuamos con mi esposa Rosa Elena Triay Novelo y mis hijas Rossana de la Asunción y Lila Cristina que se encargan de las secciones de informática y mercadotecnia, respectivamente —comentó orgulloso el entrevistado quien platicó acerca la manera en la que inició “El Artillero”.

—Surgió de la necesidad que tenían los militares en Yucatán de adquirir sus insignias, fornituras, fundas, gafetes, guantes, y en la actualidad nos hemos convertido en fabricantes de productos para corporaciones policiacas, para bandas de guerra, uniformes y banderas, los cuales surtimos a varios estados del Sureste Mexicano —detalló el entrevistado deja claro que a lo largo de estos 55 años, no todo ha sido miel sobre hojuelas.

—Anteriormente hemos vivido crisis económicas de las que hemos salidos airosos ofreciendo al público un precio justo, un producto con calidad y buena atención. Ahora con la pandemia estamos pasando también momentos complicados por la suspensión de clases presenciales, pero confiamos en que nuevamente saldremos adelante, porque estamos adaptándonos a la situación enfocando nuestra atención a la confeccion de uniformes para hoteles y empresas, además de que contamos con un equipo computarizado de alta tecnología para el bordado para la fabricación de estandartes, banderines y banderas de todas las nacionalidades — comentó.

Su visión empresarial Óscar y su manera de afrontar estas crisis quedó de manifiesto cuando en un momento de la charla pronunció una frase que refleja el porqué de su larga permanencia en el mercado: “solo los cobardes huyen”, la cual aplicó cuando la mayoría de los locales de Plaza Buenavista, cerraron, salvo el suyo,  que a la fecha es un punto consolidado de venta.

—También tenemos dos tiendas en Plaza Oriente y Dorada, que llevan el nombre de El Cadete y Casa Codwell, porque en su  momento quería que cada una de mis hijas tuviera su propia tienda —explicó quien fue también presidente de la Canaco Servytur Merida y del Consejo Coordinador Empresarial de Yucatán.

Para lograr esto, sin duda que ha sido muy importante la filosofía que el entrevistado busca contagiar con sus colaboradores, que deben ante todo estar contentos para trabajar con ganas y profesionalismo y que lo que hagan esté bien hecho.

En cuanto a la importancia del papel que la familia desempeña en la empresa, destacó que siempre debe estar preparada la descendencia para continuar con la responsabilidad y siempre prepararlos para cumplir con la encomienda.

El entrevistado explicó que han pasado crisis económicas de las que han salidos airosos ofreciendo al público un precio justo, un producto con calidad y buena atención.

—Una empresa es como su fuera un hijo, no lo puedes abandonar, tienes que ver por él, cuidar todos los detalles, actualizarse, mejorar precios, calidad, mejorar tu tecnología, ahora las ventas son por internet y la publicidad también ha cambiado, por eso es muy importante tener gente joven y bien preparada —señaló, quien indicó que tiene una nieta que está cursando el cuarto semestre de la carrera de Medicina.

—Ella es Adda Cristina Flores Peniche, su hermanito Roberto Andrés, esta terminando la preparatoria, mientras que José de Jesús está comenzandola, ellos son hijos de mi hija Lila, y de mi otra hija Rossana, tengo a otros dos nietos Óscar Gabriel y Mauricio que están en primaria, su papá Gabriel Novelo Martínez, también es parte importante de la empresa —detalló.

—A ellos les hago ver que deben de aprovechar el tiempo con responsabilidad, con entrega, la única forma de salir adelante es preparándose, capacitándose, y que cualquier actividad que se realice se haga con cariño, amor y cariño, que no deben de buscar el enriquecimiento ilegítimo sino con la verdad y la limpieza, porque esa es la manera de alcanzar el triunfo —concluyó.

Texto y fotos: Manuel Pool Moguel

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *