¿Cómo enfrentar el calor sin aire acondicionado?

Se recomienda utilizar ropa de algodón, seda o lino, con colores claros; viajar en bicicleta, bañarse en una piscina ecológica, entre otros

Ha llegado la temporada de calor y es claro que muchos están felices y otros no tanto, porque tenemos una relación de amor-odio con el verano.

Mientras investigamos la manera de hacer la metamorfosis en pingüino, aquí unas recomendaciones sostenibles de combatir las altas temperaturas.

Y todo ello, sin encender el aire acondicionado, lo que contribuye a combatir el cambio climático:

1. Ropa a prueba de una ola de calor y eco-friendly. La composición de tus prendas es fundamental para afrontar la subida de temperaturas. La primera recomendación es que intentes evitar las prendas de fibra sintética o poliéster y optes por telas finas naturales como el algodón, la seda o el lino, que permiten transpirar y no se adhieren a la piel. Evita los colores oscuros e intenta envolverte con ropa ligera y holgada. Y si además refrescarte en una ola de calor son prendas sostenibles, el planeta también te lo agradecerá.

Afortunadamente, la industria textil pone cada vez más énfasis en que la composición y fabricación de las prendas sea respetuosa con el medio ambiente y socialmente responsable.

2. Viajes sin huella de carbono.- La revolucionaria Greta Thunberg ha reactivado el debate sobre el impacto del turismo, especialmente, el de los viajes en avión. Cada vez más, se habla de intentar elegir destinos cercanos y optar por medios de transporte poco contaminantes.

Ante esto nos viene a la cabeza una pregunta: ¿Has pensado en hacer una ruta en bicicleta? Sea como sea, para cuando necesites “cruzar el charco”, puedes recurrir a agencias de turismo sostenible.

De todas maneras, elijas el destino que elijas, tu impacto dependerá de tu actitud y respeto hacia el medio ambiente, la cultura y el patrimonio del lugar donde estés. Reducir la huella de carbono al viajar es posible.

3. Equipaje zero waste.- Ser sostenible empieza por el equipaje. Tanto si eres mochilero como si prefieres una maleta, necesitarás que sea resistente (y ecológica). Vayamos al neceser. Es posible viajar sin dejar un rastro de plásticos.

4. Refrescarse en la ciudad en plena ola de calor.- Si optas por quedarte en tu ciudad, recuerda que siempre hay alternativas sostenibles para refrescarte en verano. ¿Te apetece un chapuzón? Si estás pensando en hacer un upgrade en tu casa, pregunta por las piscinas sostenibles y ecológicas.

Estas piscinas se integran totalmente en el entorno y no usan cloro para la depuración del agua, sino plantas, piedra o arena, emulando la filtración natural de los ríos.

Y cuando estés en casa, si puedes evitar usar el aire acondicionado durante largos periodos de tiempo, el medio ambiente te lo agradecerá. Además de consumir mucha energía, estos aparatos emiten CO2 a la atmósfera y contribuyen al calentamiento global.

¿Conoces las jardines verticales? Si eres un amante de la decoración, estos jardines le darán un toque verde a tu casa mientras la proteges de los rayos violeta. Además, son una forma natural de aislamiento, haciendo tu casa más eficiente energéticamente.

5. Lo vintage te dará la respuesta.- Y, por último, no te olvides de aplicar la sabiduría y los consejos más tradicionales. Además de estar de moda, la filosofía vintage puedes resolverte muchas dudas. Por ejemplo, ¿cómo mantener frescos los alimentos o las bebidas cuando vamos a la playa o la montaña? Prueba a hundir las botellas en el mar o en el río con una piedra para mantenerlas frescas.

Moraleja: ante una ola de calor, siempre que quieras refrescarte sin dejar de ser sostenible y no sepas cómo hacerlo, piensa en qué te recomendaría tu abuela y, seguramente, acertarás.

Texto y fotos: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *