¿Cómo evitar las enfermedades diarreicas durante la contingencia?

Durante la temporada de calor incrementan estos padecimientos, ya que la comida se descompone más rápido con este clima.

En plena contingencia sanitaria, surgen los padecimientos causados por calor, entre los que destacan las enfermedades diarreicas, que si no se previenen y se tratan a tiempo podrían causar la muerte principalmente en menores y adultos mayores por la deshidratación.
De acuerdo con expertos en el tema, el incremento se da en temporada de calor, ya que por lo general la comida se echa a perder demasiado rápido, debido a las altas temperaturas que se registran en Yucatán, donde el termómetro ha llegado hasta los 50°C.
De hecho, los infantes menores de cinco años son los más susceptibles a las diarreas, y en consecuencia, a sufrir deshidrataciones por las evacuaciones ocasionadas por esta enfermedad gastrointestinal.
Otro de los motivos del incremento de este tipo de enfermedades se debe a que las niñas y niños, en muchas ocasiones, no se lavan las manos antes de ingerir los alimentos, lo cual los hace vulnerables.
A continuación presentamos algunas recomendaciones para prevenir esta enfermedad, sobre todo en estos tiempos en los que se vive una crisis sanitaria, que vendría a complicar más el estado de salud de las personas:
• Beber agua potable.
• Si el agua no es potable, hervirla o agregar 2 gotas de cloro por litro de agua, para su uso.
• Lavar con abundante chorro de agua las verduras y frutas, ya sea para consumo, y/o para cocinar.
• Utilizar cuchillos diferentes para alimentos crudos (verduras) y cocidos (carnes), tanto para la preparación de los mismos como para su posterior limpieza.
• Lavar correctamente carnes y vísceras antes de su preparación.
• Cocinar muy bien los alimentos, sobre todo pescado y mariscos.
• En caso de utilizar leche no pasteurizada, hervirla antes de beberla, durante al menos 3 minutos.
•No consumir alimentos después de su fecha de vencimiento.
• Limpiar los productos enlatados o que estén en frascos de vidrio, antes de abrirlos y consumirlos.
• Mantener los alimentos tapados y en refrigeración. No dejar a temperatura ambiente por más de 2 horas.
• Evitar estornudar, tocarse la nariz, toser o escupir frente a los alimentos.
• Desinfectar correctamente los baños (preferentemente con agua y cloro).
Los bebés, niños, adultos mayores y los enfermos tienen mayor probabilidad de deshidratarse al padecer enfermedad diarreica, por lo que hay que estar pendientes de los síntomas de deshidratación que son: boca reseca, cansancio, ausencia de lágrimas, ausencia o disminución de la orina.
No obstante la medida de higiene más efectiva es el lavado de manos frecuente con agua y jabón al llegar de la calle, antes de preparar alimentos, antes de consumirlos, después de tocar alimentos crudos, después de ir al baño y después de cambiar pañales.

Texto: Georgina Bacelis

Foto: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *